Último tango en Río

Luciano Doti

El día que ganamos el Mundial de Brasil 2014, ni bien el árbitro pitó el final, se desató un carnaval en las calles de Buenos Aires. Miles de argentinos bailamos cual brasileros en un improvisado sambódromo junto al obelisco.
Fue un intercambio cultural. Después de todo, los “brazucas” ya habían tenido oportunidad de bailar en Río al ritmo del 2×4.