La promesa

Martín Gardella

El día que ganamos el Mundial de Brasil 2014 fui a reclamarle que cumpliera con la promesa de besarme si salíamos campeones.
–Juan, pasaron veintiocho años –me dijo cuando la encontré, abrazada a un marido para mí desconocido.
Mientras todo el país festejaba en las calles, yo fui el único que lamenté, entre lágrimas, que no hubiera salido campeón Brasil.