Sin título

Jorge Cappa

El día que ganamos el Mundial de Brasil 2014, fui yo quien durmió con la copa. Acurrucado a su lado, aquella noche soñamos juntos con cada jugada, con cada pase y con cada gol. Incluso con la vuelta que dimos todos en Maracaná, mientras yo la sostenía en mis brazos. Al despertar, retiré la sábana despacio y sonreí al ver que seguía ahí. Parecía aún más brillante. Me levanté, entré en el baño y abrí el grifo. Al mirarme en el espejo, quieto y en voz alta, me pregunté: “¿Y ahora?”.