La esencia

Salvador Robles Miras

El día que ganamos el Mundial de Brasil 2014, el míster, en el descanso, nos arengó así:
-En el fútbol, como en todo espectáculo, debe primar la belleza. Vencer, sí, pero no a cualquier precio. Es mejor perder que ganar vulnerando nuestros valores.
-Lo crucial es vencer, y vamos perdiendo –repuso el portero.
-Lo básico es jugar bien. Lo otro vendrá por añadidura.
-¿Lo otro, qué?
-Marcar goles hermosos.
-¿Cómo se marcan esos goles? –preguntó el capitán.
-Jugando hermosamente.
-Pero…
-El fútbol nos agradecerá la propuesta.
-¿Cómo?
-Él sabrá. Hasta puede que nos dé un Campeonato.