Herencia

Adriana Baldessari

Cuando mi madre murió lo único que acepté llevarme de su casa fue el antiguo sillón estilo francés en el que dormitaba por las noches, evitando la cama.

Lo que no supe en ese momento es que también heredaría todos sus sueños y todas sus pesadillas.