Caperucita Roja en 140 caracteres. Parte XIII

Varios

Molinari, Gonzalo

Tenía un ojo negro, la nariz rota y un colmillo quebrado… “¡Cómo iba a saber —me dijo— que la vieja es de la barra brava de Estudiantes!”

M Gonzalo

La caperusa histérica, harta de un lobo postrado, sedujo al solícito cazador, para que restaure de un heroico escopetazo su amada soltería.

M Gonzalo

Bigote, camisa inflada de pectorales, gesto rancio de asco en la cara y escopeta en mano. De un tiro, termina al fin el zoofílico romance.

M Gonzalo

El lobo, contra lo que se ha dicho siempre, no fue asesinado por atacar a la abuela… sino por el imperdonable crimen de vestirse de mujer.

M Gonzalo

Sus amigos le recomendaron divorciarse. Pero Hanz, el menor de siete hermanos, deseaba tanto verla sufrir que nunca recordó que venía su nieta.

M Gonzalo

Matar al lobo por comerse a la abuela es matarlo por ser lobo. El lobo no podía hacer otra cosa. El cazador podría haber sido un escritor…

M Gonzalo

Siglos después todavía se espera una reivindicación para el lobo que siguió su instinto y una condena para el cazador que mató con sadismo.

M Gonzalo

Por más que el cazador haya condenado al lobo a ahogarse en el lago con su vientre lleno de piedras, los niños siguen temiéndole al lobo.

Moreno Sanz, David

Cuando Caperucita se adentro en el bosque, el lobo seguía allí.

Moreno Sanz, David

La abuelita interrogó a Caperucita: – ¿por qué con cada visita, tu falda mengua más y más?

Moreno Sanz, David

Lobito Rojo ¿Dónde vas? –le preguntó Caperucita Feroz.

Nasello, Patricia

Busca entre los árboles y clama al cielo voceando su nombre. Caperucita no puede aceptar que el lobo ha muerto.

Natyxkat

Se dedicaba a cortar estómagos de lobo. Esperaba encontrar mujercitas que le agradecieran y hablaran a pesar de ser un extraño.

Natyxkat

¡Qué ojos tan grandes tiene! pensaba el lobo feroz cuando la abuela parpadeaba dentro de su estómago.

Natyxkat

El camino corto la llevaba a donde el camino largo la traería, lo que no sabía era que terminaría en la boca del lobo

Neira, Fernando

Caperucita twitteó que iba a lo de su abuela, el lobo lo vio en su celu móvil, fue así que la interceptó y se la recomió.

Neira, Fernando

¿Saben por qué Caperucita no vuela? Porque le teme al lobo del aire. Tara ta ta, tara tata ta ta tan….

Neira, Fernando

Debido a la “ola de inseguridad”, Caperucita sube a su tabla de surf y va a visitar a su abuelita por mar y no por bosque.

Neira, Fernando

Dicen que Caperucita roja iba a la casa de su abuelita, cayó la noche y la aplastó. Colorín colorado.

Neira, Fernando

Caperucita Roja fue detenida por “comunista” por un grupo de tareas. Colorín colorado a esta caperucita han decapitado.

Oriolo, Oscar

Aúllen lobos; en Moscú, cubierta de nieve, Caperucita adhirió a la causa de Lenin.

Oriolo, Oscar

Suspirando por el Príncipe azul, la Bella Durmiente soñó que era el lobo el que le llenaba la canastita a Caperucita Roja, y no su mamá.

Oriolo, Oscar

En las noches de luna llena Caperucita Roja se convierte en loba y corre al bosque; desde la aldea se escuchan los aullidos de los leñadores.

Oriolo, Oscar

Cuando el lobo la piropea en las noches de luna llena, Blancanieves se ruboriza, se convierte en Caperucita Roja y juntos aúllan de placer.

Oriolo, Oscar

Cuando Caperucita Roja despertó en medio del Monterroso, el lobo feroz aún estaba allí.

Oriolo, Oscar

La increíble y triste historia de la Caperucita Roja y su abuela deslamada, despierta el apetito sexual del lobo feroz.

Oriolo, Oscar

Leñadores del bosque, con el patrocinio del lobo feroz, acusan al Caballero Rojo por negarse a examen de ADN solicitado por Caperucita.

Oriolo, Oscar

Urgente, Honduras: Porfirio Lobo manda fusilar a Caperucita Roja.

Oriolo, Oscar

Caperucita Roja traiciona causa socialista; junto a conservadora Blancanieves, entrega petróleo del bosque al imperialista Lobo Feroz.

Oriolo, Oscar

Leñadores ansiosos esperan la luna llena: Caperucita se convierte en loba… ¡¡¡y usa lencería roja!!!

pablogonz68

Esta mañana salimos a cazar al lobo. Éramos veinte hombres armados. Desde lo alto de su yegua torda nos dirigía Caperucita.

Parisi, Carlos

Cuando detuvieron al lobo, Caperucita (claramente influida por el Síndrome de Estocolmo) no dudó en ser testigo de la defensa.

Parisi, Carlos

Vestido con la ropa de la abuelita, el lobo no paraba de mirarse al espejo. “¿No estoy divina?”, preguntaba a una incrédula Caperucita.

Parisi, Carlos

Cuando llegó el leñador nada quedaba para almorzar. No pudo culpar al lobo por comerse a la abuelita solo; siempre fue una dulce viejita.

Parisi, Carlos

– Caperucita ¿llevarás el almuerzo a la abuelita? – No Mamá… nunca lo haré. Y colorín colorado…

Parisi, Carlos

¡Basta de Caperucita! Soy grande y salgo con quien quiero Mamá. Además no sé por qué pero el aliento de Feroz me recuerda tanto a Abuelita.

Parisi, Carlos

-Me toca a mí Feroz. -Ya voy Leñador. -Caperucita, dime que te gusto más que él. -Seguro soncito, tú eres único. Deja doscientos antes de irte…

Parisi, Carlos

No sé cómo manejarlo doctor… hay una nenita que vive criticando mis ojos, mi boca, mi nariz, todo. ¿No es cierto que soy un lindo lobo?

Parisi, Carlos

¿Por qué me tienen que poner justo a mí de protagonista en ese cuento…? ¿Acaso no saben que soy un lobo vegetariano?

Caperucita Roja en 140 caracteres. Parte XII

Varios

Mendez Ruiz, Luis Felipe

A tu abuela cocinaré en salmuera, tú serás un guisado de primera, tu capa de mantel y de postre un leñador con miel.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

En el bosque se dibujan las siluetas del asesinato, la capa fue la prueba, pero ellos desnudos desaparecen con la luna iluminada.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Rojo, lobo entre sabanas, no reconoces, dientes, salta, engulle, estas dentro, hacha, aullido, rojo, rojo, rojo… Déjame volver.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Rojo, ja. (Del lat. russus). 1. adj. Encarnado muy vivo. Lobo (Del lat. lupus) 8. adj. Perú. astuto. Decidió averiguarlo 😉

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Lo que aprendí de Caperucita fue a desviar los caminos, a caer en la boca del lobo, a vivir en la piel de los otros, a ser rojo.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Érase una vez: Que nos desentendimos, el lobo es lo que es, ignoramos instinto, hambre, motivo; culparle a él, nosotros estamos vivos.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Ven, deseo compañía, sentir tu boca de gran tamaño, tomar el baño, trenzar mi pelo y de sangre teñir la capa, disfrutar como antaño.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Cuando deambules por el bosque, cuida de tu capa, camina a través del sendero recto y angosto, tomar otro podría tener su costo.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

A los lobeznos que se portan mal, se les dice que se les ha metido la caperuza y un leñador vendrá a partirlos en dos.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Lobo condenado al olvido, emigrando de cuento en cuento, preguntándose con nostalgia qué habrá sido de esa niña y los tres cerditos.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

La abuela ha muerto, Caperucita ha crecido y dejado de creer en los cuentos. Ahora el lobo aúlla a la luna más solo que nunca.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

El lobo suplicó al leñador ¡Los lobos ya no damos miedo! ahora peleamos contra vampiros maricas por ñoñas mortales ¡Matame!

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Muerta hermana y abuela, Bruce Wayne decidió ejercer justicia, pero la capa roja no producía el efecto adecuado en ciudad gótica.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

El leñador abrió al lobo, pero no fue una niña, sino dos los infantes que de allí salieron; y así comenzó El Imperio Romano.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Caperucita y abuela, solas ante el escalofrío que les produce el cuervo postrado en su puerta que no para de repetir “nunca más”.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Transgiversaciones: El lobo creyéndose más audaz que Caperucita, nunca pensó encontrar en lugar de la abuela a Ms. Hyde en casa.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Va Caperucita cadera balanceando y aullidos arrancando. El lobo de abuela se compró traje, ante la astucia se retorció de coraje.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Para Halloween el lobo decidió disfrazarse de abuelita, siempre y cuando su amada se pusiera esa capa roja que tanto le excita.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Por instrucciones del senador McCarthy toda muestra de insurrección “Roja” debía ser detenida; el crimen del lobo quedo impune.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

El leñador rellenó el cuerpo del lobo con piedras, y con los secretos de que sucedió esa noche entre caperucita, la abuela y él.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

La Luna tiñe de rojo, causa licantropía, une a las distintas generaciones.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Exclamó: ¡Qué ojos más grandes! ¡Qué orejas más grandes! ¡Qué dientes más grandes!; Nada pasó, “la lobezna roja” no tenía potencial.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Los asesinatos del leñador terminaron cuando fue sorprendido por una anciana y una niña como testigos de su último crimen.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Su cuerpo era fuerte, vista amplia, audición maravillosa. La abuela se sentía tan poderosa estando en las entrañas del lobo.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

-Abuelita ¡pero qué boca más grande tienes! -Sí, me acabo de comer un lobo.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Cortázar: En algún bosque, si una niña vestida de rojo visita a su abuela al dar las 3 de la tarde, la abuela se vuelve lobo.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

El plan de Caperucita y el lobo de quedarse con la herencia de la abuela habría sido un éxito de no ser por el entrometido leñador.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

La abuelita Samsa: despertó convertida en un lobo, y justo el día que su nieta venía a visitarla.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Pero que piel tan pálida tienes, y el rojo te sienta muy mal; el lobo respondió así las críticas hacia su persona.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Y de repente todos en el bosque vieron correr despavorido al lobo y detrás de él una niña vestida de rojo.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Pedro el lobo siempre asustaba a la jauría con el viejo cuento de la niña de rojo, ahora que nadie le cree, la caperuza aparece.

Moday, Mauricio

“¿Caperucita estás embarazada y te casaste?”, dice la abuelita. “Si… ahora soy la señora de Feroz”.

Moday, Mauricio

“Caperucita estás embarazada, creí que te había comido el lobo”. “No abuelita, fue un error de imprenta”.

Molinari, Gonzalo

Encontró al lobo en la cama, pintado como la abuelita, con su camisón y una peluca… El abuelito dijo: “¡Te juro que no es lo que parece!”

Molinari, Gonzalo

El hachazo. “¡Antes, muerto!”, gritó el lobo… Pero ¡estaba tan lindo con el camisón de la abuelita!… ¡Y el leñador, tan solo!…

Molinari, Rodrigo Emanuel

El lobo acecha disfrazado de abuela. Caperucita lo ve, tiembla de miedo y piensa: “¿Habrá luna llena?”

Molinari, Gonzalo

¡Con la cesta le pegó Caperucita, Abuelita con el palo de amasar, dos cerditos se aferraron a sus patas y el tercero le saltó a la yugular!

Molinari, Gonzalo
El lobo abrió grande los ojos: ¡en la cama, junto a la abuelita, estaba la dupla de centrales de Estudiantes, con el temido “Leñador” Ayala!

Caperucita Roja en 140 caracteres. Parte XI

Varios

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Hay que inventar lobos y cazadores para hacer de la vida una extensa aventura, fugarse de la monotonía de visitar a la abuela.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Caperucita: Dícese de la niña que por no seguir consejos, lleva a la boca del lobo a los demás.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Por error de imprenta caperucita salió azul. Ajena de vivacidad y pasión, se le vio triste. El lobo no pudo contener las lágrimas.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Jamás supieron si el lobo fue un villano real, o fue simplemente la necesidad de sentir sus cuerpos más unidos que siempre.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

No me queda más que caperucear ante Caperucita roja en versión de Roald Dahl http://bit.ly/aGSQpd

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Mientras sus compañeros hablan sobre diabetes y cáncer de sus abuelos, Caperuza no sabe cómo explicar la licantropía de la suya.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Lobo preguntó ¿Por qué la capa roja? -Para que mires a través e infundirte el temor del Juicio Final. Replicó Caperucita feroz.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Como noche y día, Lobo y Caperucita se separan y así será eternamente cuando el libro cierre sus páginas en espera de lectores.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

¡No hables con ningún desconocido y prométeme alejarte de los extraños! Y se sentó a ver a Caperucita alejarse de la manada.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Cada noche, las parejas recrean su propia versión de Caperucita, es lo único que mantiene su pasión encendida.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Tono rojo de un bosque gris, Mi mirada y oídos persiguen tu trayecto, Te miran mejor, Tono rojo, Dulce manjar de sabor intacto.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Confiar, dudar, ser devorado, renacer, remendarse y llegar a casa con la vieja canasta y la displicencia de seguir siendo uno mismo.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

-Jugaremos en el bosque mientras el lobo no está. ¿Lobo estás ahí? -Así como no notó el disfraz, no se percató de que estaba dentro del lobo.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Cuando el leñador partió a la abuela buscando a Caperucita, que había ido a lavar sus manos, el lobo aprovecho a robar la canasta.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Cuando Lobo preguntó “¿Qué traes en la canasta?”, la nerviosa caperucita no soportó más y confesó: “el corazón delator de la abuela”.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Harto de rutinas se propuso no volver al cuento, Y aunque aúlla lamentando qué decidió, “Caperucita” es historia que no sucedió.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

-¡Son para comerte mejor! -¡Espera! con abuela funcionó así, pero a mí cómeme suave, con calma, sin que sobre un pedazo de piel.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Devórame otra vez ♫Que la boca te sepa a mi cuerpo♫ En sueños te he visto devorándome y he teñido mi capa de rojo extrañándote♫

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Lobo se mostró tal cual: ojos, orejas y dientes inmensos. Pero el amor es ciego y Caperuza creyó que su corazón era más grande.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Lobo no devoró a la abuela, fue la unión de dos seres solitarios; Caperucita pidió ser devorada, a pesar de las advertencias del lobo.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Lobo aúlla solitario a la luna… abrazado de la capa roja que descolora el tiempo, aferrándose a las preguntas de esa vocecita.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

…Un lobo muerto, la abuela engullida, el leñador a la cárcel… Y todo por el deseo de caperucita por lo prohibido.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

¡EN EXCLUSIVA! Lobo ha dado a luz a una niña y su abuela al mismo tiempo. En unos momentos más todos los detalles.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

“Espera un momento, no es lo que estás pensando, puedo explicarlo todo”, dijo el abuelo al ser encontrado con el lobo, por la abuela.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

“Me resultas familiar- dijo ella- ¿Te conozco de algún lado?”. “Aún no, pero te llevo en mis entrañas, de las versiones anteriores”.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Despojados de capa y de disfraz, Caperucita y Lobo accedieron a devorarse mutuamente.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

…Un lobo muerto, la abuela engullida, el leñador a la cárcel… Y todo por unas malditas galletas.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Parta caperuza en trozos, cerciórese esté bien roja, deje abuela marchitar, mezcle en interior del lobo, pártalo y decore a gusto.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Caperucita quería devorar al lobo. Estas generaciones ya no saben esperar a crecer.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Clase para niños con déficit de atención: Esta es una foto de tu abuela y esta es la foto de un lobo, encuentra las diferencias.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

CHAT Red69: “Me gustan los hombres que me sepan mirar, les guste oír platica interesante y pelo en pecho. Wolf: “soy ese hombre”.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

“La increíble y triste historia de la Caperucita Roja y su abuela desalmada”. El lobo feroz, también tenía su versión.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

El lobo enfermó terriblemente, la Caperucita aún estaba verde.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

“El lobo solo llego hasta ahí.” Ahora le corresponde a la RAE explicarnos si el lobo no llegó más allá o nadie más lo acompañó.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Después de estar en el bosque hasta entrada la noche, Caperucita disfrazó a su abuela como pretexto para evadir el castigo.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Fue un malentendido Sr. Leñador, el Lobo no quería comerse a la niña, sólo quería asustarla: ya no funciona el ropavejero.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

¿Por qué los lobos siempre somos los malos del cuento? Preguntó al narrador, justo antes de masticarlo por completo.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Tras la puerta ella descubre lo que tontos sólo intuyen, qué ojos, orejas y dientes tan grandes tiene la tentación…

Caperucita Roja en 140 caracteres. Parte X

Varios

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Abrimos el libro y el lobo que se sirvió a la abuela y Caperuza sale y nos come. El final queda abierto. Devoró también las letras.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Por alguna extraña razón, El leñador que rebanó a un animal en vías de extinción, nos da clases de moralidad.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Es de todos sabido, que cuando un lobo se enamora, siente caperucitas en el estomago.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Cuando entré al club de caza, no pensaba en los lobos como presa. Yo deseaba cazar pequeñas niñas, de capa sedosa y tez blanca.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

El lobo es sorprendido en el bosque, lucha ferozmente, al final su cadáver es arrastrado sangrante para alimento de las caperuzas.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

El lobo en celo desprende un aroma que sólo es percibido por las caperuzas rojas, verdes y amarillas ocultas en el follaje.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

El leñador partió al lobo y salió Caperucita, la abuela, el sombrerero, la liebre de marzo y el lirón, que gustosos compartían el té.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Caperucita requiere paciencia y astucia, mi presa favorita es el leñador. Lo devoro y hallo miles de caperuzas en su interior.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Madre: “Iras con tu abuela”. Colocó mi capa y dio un mapa, señaló el camino. -¡Me lleva a la boca del lobo! -Cómo crees amada Gretel.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Comerte, devorarte, engullirte, zamparte, tragarte, embucharte, masticarte, ingerirte, deglutirte, consumirte… ¡PERO MEJOR!

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Siento escala mi garganta, aprieto la mandíbula y mi lengua reconoce el terciopelo de la capa que la volvía una jugosa fruta.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Lobo-Te comeré. Caperucita-bueno. Lobo-¿Así sin preguntas? Ella calla y él, más deseoso de aventura que hambriento, se retira.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

El leñador no intuyó plan alguno, ni le importaba Caperucita. Él solo disfruta el olor a sangre y ver pudrir el cuerpo del lobo.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

“Los lobos los criamos aquí, las niñas laboran en la maquiladora de capas, al crecer hacen de abuelas”. Así continua vivo el cuento.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Caperucita no tiene nada contra el lobo, pero cuando intenta besarla, siempre tiene ese olor rancio que le recuerda a su abuela.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Harta de capas, fabrica un abrigo de piel de lobo. Sus enormes dientes son collares, los grandes ojos, diamantes y la tripa un lazo.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Abuela con cansada resignación cambia vestimenta por dinero. ¡Qué cariño podría tener a la nieta, si no sabe distinguirla del lobo!

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Caperuza por el bosque cantando lari, lara, lari, lara ♪. El lobo cree más adecuado Sinfonía No. 6 “Trágica” de Gustav Mahler ♫

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Cuando logró al fin entrar a la boca del lobo, se desilusionó. Estaba vacío, sin mecanismos, tuercas, ni tornillos como imaginó.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Caperucita en realidad nunca ha visto un lobo. Lo usa como metáfora, o de símbolo de su desvirgamiento.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Lobo no seguía a Caperuza. Iba porque el camino a casa de la abuela es el más bello del bosque, con plantas y aves cuyos cantos fascinan.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

El bosque devastado, hoy es una triste ciudad. El Lobo, ahora se disfraza de policía, burócrata, ama de casa, niños, etc.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

En un mundo en el que no llevas capa, y yo solo soy un hombre, no encuentro astucia que me lleve hacia ti.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Caperucita tocó la puerta y la voz dijo: “¡Bienvenida. Entra por tu propia voluntad! y deja algo de la alegría que traes contigo”.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

En lugar de abuela, va con el lobo, lo besa y beben tras los árboles. Abuela y leñador hacen lo mismo. Ninguno desmiente el cuento.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

En ocasiones me gusta disfrazarme de leñador; las abuelas caníbales son derrotadas con facilidad. Los lobos, no sufrimos bajas.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

La caza del lobo resulta muy difícil. Hay trampas muy elaboradas, brigadas cercan a las manadas; a mí me basta con vestir de rojo.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Lobo disfrazado de Caperucita bailaba y saltaba en el bosque. Sus ojos, orejas y dientes resaltaban de la diminuta capa. Ridículo.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Variar de final, de la canasta comí. Escribiste que la abuela murió. Y aunque no fuiste mía esa vez, tu sonrisa me hizo tanto bien.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

“En bosque-dijo el leñador-no hay abue ni nieta que le visite”. La reconocí: “No me engañas Caperuza. Huye con tu abue, ahí te veré”.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

LOBO: #ff @Caperucitaroja @LaAbuelita #unfollow @Leñador CAPERUCITA: lobo me comió #TwitterOff ABUELA: “Escribo esta carta…”

Mendez Ruiz, Luis Felipe

La jauría vuelve de caza desilusionada. Cuando duermen, él sigue despierto, saboreando, con un trozo de tela roja entre las garras.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

El bosque entero fue consumido por las llamas. Pero un Lobo dijo: “He salvado a una niña y a su abuela, las traigo aquí en mi panza”.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

II. Yo tengo otro proceder, me visto de abuela y espero. Mi forma de caza, no tengo otra, a esta me condenó el escritor del cuento.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

I. Algunos comen niños persiguiéndolos sin tregua, dentro y fuera del bosque; lanzan una mordida certera y devoran hasta la capa.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Prefiere los lobos a los hombres;son de pelo más suave y cuerpo más cálido.Ella en su boca y el en sus muslos,mueren dulcemente

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Nota para ellobo: Ataviarse el camisón, colocar espejuelos y arreglarse el gorro, amenazar su vida con sonrisas, evitar preguntas.

Caperucita Roja en 140 caracteres. Parte IX

Varios

Masci, Dardo Justino Rodríguez

“¡Qué injusta es la vida!”, pensó el artrítico Lobo, mordiendo una uva, mientras Caperucita y la Abuela bailoteaban burlonamente a pocos metros.

Masci, Dardo Justino Rodríguez

El Señor Feroz escapó corriendo de la casa. Él era un lobo serio. De ninguna manera participaría en un trío.

Masci, Dardo Justino Rodríguez

Esto ya no es para mí, pensó la Abuela, abatida, mientras Caperucita, insinuante, bailaba en tanga frente al Lobo, la capa sobre el suelo.

Medici, Mauricio

Robin Hood: La niña aprendió las leyes capitalistas y el lobo, resignado, espera que de tarde en tarde, con su canasta de vituallas, aparezca Robin Hood.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

El lobo molesto dice: por qué no escribes otra cosa, te dejas de boludeces con la caperucita roja, y de paso me dejas de joder.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Caperucita es: libro infantil, manual de supervivencia, cuento erótico, poesía romántica, alegoría autobiográfica, tweet milenario.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Contar el cuento de caperucita requiere esperar la luna llena, vestir de abuela, acariciar una bella capa, y el cuento surge solo.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

-¡Qué boca tan grande tienes! -Es para relatar historias de los seres memorables que fueron, los que son y los que han de venir.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

-¡Qué ojos tan grandes tienes! -Son para percibir las montañas, bosques, ciudades, mares, desiertos y estrellas en su totalidad.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

-¡Qué orejas tan grandes tienes! -Así escucho las voces del pasado y preservo su recuerdo para servir a siguientes generaciones.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Caperucita afrodisíaca: Le come y se siente atractivo, pero en luna llena es irritable y emotivo. Ahí que los lobos aúllen a la luna.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

El lobo vestía de la abuela, miraba con nostalgia aquellos retratos, reparaba en las anécdotas y se decía:”Antes todo era mejor”.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Ella le preguntaba lo mismo cada tarde, y él la devoraba siempre como si fuera la primera vez. Y así eternamente. Un final feliz.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Qué placer sentía el lobo al hundir su nariz sobre la capa. Reconocía en ella el drama sombrío y el sentido agónico del cuento.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

El bosque en primavera se cubre de rojas y abundantes caperucitas. El lobo estira la mano, y la lleva suavemente a su boca.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Lobo melómano toca “Death and the Maiden” de Schubert y canta a Caperuza ♪Give me your hand, you beautiful and tender vision… ♪

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Caperucita Roja, Escarlata, Carmesí, Corinto y Bermejo pasaron frente a él. Pero el lobo daltónico no las distinguió del follaje.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

En el bosque un lobo dirá: ¿Dónde vas? ¡Con la abuela! ¡A ambas comerá! y ¡Un leñador rescatará! (Suspiro) Tantos panoramas afuera.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Lobo: ¿Que bestia sería capaz de comerse una niña? Caperucita solo me sigue el juego, y finalmente se deja atrapar complacida.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Hay que huir. Huir del bosque. El enemigo verdadero es el bosque. Es la razón de que me disfrace, pronto mi nieta vendrá por mi.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Caperuza con tendencias paranoides se cree perseguida por multitud de lobos. El terapeuta solo espera el momento de devorarla.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Caperucita hace un alto en la marcha, y al abrir el cesto que le había dado su madre, encuentra un disfraz de lobo.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Leñador le cree abuela. Lobo permite suave susurro en sus orejas, pero destroza de un zarpazo cuando intenta tocarle las nalgas.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

La mayor dificultad que se presenta para distinguir la diferencia entre un lobo y una anciana son las orejas cubiertas de pelo.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

La leyenda dice que al contar “caperucita roja” con el final del leñador, pueden oírse los lamentos desde la tumba de Perrault.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Perrault se disfrazó de mamá, ella de Caperucita, ésta de lobo, él de abuela, abuela de leñador, leñador de lector y yo de Perrault.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Cuando el cine proyecta la película de Caperucita, los lobos que llenaron la sala salen hablando pestes, incrédulos y hambrientos.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Caperucita protege a los lobos y aleja a los leñadores. Los lobos, sabiéndose protegidos, muestran sus enormes ojos y temibles dientes.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Prefiere los lobos a los hombres; se tiende en el pasto desnuda, solo con su capa y espera que vengan los lobos a poseerla.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Tras los eventos, el leñador cambió su mote a partero de caperucitas, le parecía que sonaba con más prestigio.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

La monótona visita dominical llevó a la abuela y Caperuza a mudar el bosque a casa, disfrazarse de lobas y jugar a las preguntas.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

La simbiosis establecida entre Caperucita y el Lobo, ha resultado en niñas de apetito feroz y lobos saltarines y amariconados.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Mi bisnieto es el vivo retrato de su padre. Cuando me visita en el bosque, el leñador siempre intenta partirlo en dos.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Al llegar caperucita encontró: a su abuela. El lobo tiene infinidad de ocupaciones desde que emigro del bosque a la ciudad.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Años después, Caperucita cayó en las drogas y la prostitución. El lobo ocasionalmente obtiene papeles de abuela en películas serie B.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

El lobo vació su vientre de piedras, colocó a Caperuza y su abuela y, disfrazado de ésta, llevó una canasta a la madre de la niña.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Te recibo, te cautelas, me preguntas, te respondo, te miro, te oigo, te devoro, te adentro, me parte, me deformo, nos rehacemos, me retiro.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Benedetti: El lobo que cree reconocer a la niña, le llama: ¡Caperucita!. -Yo no soy esa… Era, sí, pero ahora vengo un poco de ti.

Caperucita Roja en 140 caracteres. Parte VIII

Varios

Lito Ecram

Se busca a la Caperucita Roja de 140 caracteres con espacios. Habría sido vista en Cuentos y más…

Lito Ecram

Según cuenta una colorida leyenda Caperucita Roja murió, pero sus hermanas la Caperucita Amarilla y la Azul vengaron su muerte.

Lito Ecram

Inútil fue escribir 140 microrrelatos intentando hallar a una Caperucita Roja de 140 caracteres que valiera la pena leer.

Lito Ecram

Cuando veo que mi sobrinita usa buzo rojo con capucha y sale con dos chicos a la vez, pienso que Caperucitas eran las de antes.

Lito Ecram

Moraleja actualizada del cuento de Caperucita Roja: ¡Ojo con las lobas, chicos! Los pueden dejar destrozados…

Lito Ecram

Kaperuciten Rojen: A partir de 1812 la niña del Chaperoncito rojo pasó a ser rubia, más alta y un poco menos dulce y cariñosa.

Lito Ecram

¿Érase una pequeña y dulce coquetuela, una niña dulce y cariñosa o una adorable niña? No lo sé, los Grimm escribían en alemán.

Lito Ecram

—Llévale tú la comida a tu abuela Evita y evita que tú y tu abuela sean comidas —le dijo Rosa a su hija Caperucita Roja.

Lito Ecram

Cansada de su apodo fue hasta el bosque y prendió fuego su caperuza roja. Ese fue el inicio de un devastador incendio forestal.

Lito Ecram

Quería que la llamaran por su verdadero nombre, pero luego Caperucita entró a trabajar en CONTROL y se la conoció como “la 99”.

Lito Ecram

¿“Il estoit une fois une petite fille de village” o “Es war einmal eine kleine süße Dirn”? Es lo mismo, los dos están buenos.

Lito Ecram

La madre envía a Caperucita, que lo ve al lobo, que se come a la abuela, que es imitada por el lobo, que se come a Caperucita.

Lito Ecram

Si hasta el nombre te han cambiado como has cambiado de suerte: ya no sos mi Caperucita, ahora te llaman Chaperona. ¡Chan chan!

Lito Ecram

CAPERUCITA – CAPERUCHITA – CAPUCHITA – CAPUCHA – LA PUCHA – LA POCHA, y así fue como la terminaron llamando en el pueblo.

Lito Ecram

El tiempo ha pasado y las cosas han cambiado. Ya no sos mi Caperucita y yo no soy tu lobizón…

Lucchetta, Arturo Jaime
Final feliz: Lobo bulímico se provoca el vómito y devuelve entera a la abuelita bañada en bilis.

Luque, Juan Ignacio

Cuando despertó sintió que el aliento de su abuelita, que dormía junto a ella, había empeorado considerablemente.

Luri, Sebastián

El lobo se comió a la anciana en su casa y esperó a la niña. También la devoró, pero un leñador llegó y con su navaja las salvó.

Manceda, Ana María

Caperucita Planeta va al bosque, el lobo financiero la espera, los árboles lloran tirando sus hojas.

Manceda, Ana María

La abuelita la espera, el lobo analfabeto, lleno, gordo, no sabe qué hacer, ya había exterminado a casi todos los nietos.

Manceda, Ana María

Cuando entró el cazador el lobo se rió ¿Quién de los dos saldría vivo? Ambos eran predadores.

Manceda, Ana María

Caperucita entró radiante, su abuelita lobo la miró avaricioso. La niña recordó al pariente que la manoseó, impulsada por el asco escapó.

Manceda, Ana María

Caperucita decidió en el camino no ir a lo de su abuelita, fue al Cyber, ahí se contactó con una manada de hombres lobos.

Mancilla, Eduardo

La señora Caperucita Negra, decidió cambiarse el apellido para adaptarse a éstos tiempos, dejando atrás el estereotipo de la rebelión juvenil.

Mariadnne

Reflexiones de Caperucita: si me disfrazo de Lobo, ¿en Haloween me crecerán los ojos y la boca para ver y blasfemar mejor?

Mariadnne

Reflexiones de Caperucita: si soy parte de un cuento y ese cuento es para niños ¿por qué el lobo me come y también a mi abuelita?

Mariadnne

Reflexiones de Caperucita: ¿y a nadie se le ocurrió pensar que en mi camino podría encontrar algo más que a un torpe lobo embaucador?

Mariadnne

Reflexiones de Caperucita: y si me hubiese comido al horrible lobo feroz… ¿hoy sería la mala de la película?

Mariadnne

Reflexiones de Caperucita: ¿y si mi capa hubiese sido verde? No habría pasado de moda y hoy sería un sex simbol al natural.

Mariadnne

Reflexiones de Caperucita: Si mi abuelita viviera, hoy tendría cuerpo de diosa pero cara de arrepentimiento.

Mariano

Caperucita Roja era barrabrava del Lobo. Su choque con El Abuelo (la cofia eran canas) en el Bosque no fue un cuento.

Marker, Alejandro

Capita y canasta yacen en el pasto. El lobo devora la vianda. Caperucita, harta, se mudó con el Príncipe Azul a las 1001 noches.

Martínez, Silvia Nora

La abuela, la mamá y Caperucita Roja eran amantes del leñador. La nena lo quería para ella sola. Llegó el lobo y se pudrió todo.

Martínez, Diego

En el bosque Caperucita fue mordida por el Lobo. Desde entonces, la Abuela gasta su pensión en acumular balas de plata y ristras de ajo.

Martínez, Diego

Aunque el Lobo se vista de Abuela, Lobo se queda.

Martínez, Diego

El hachero no se hizo famoso por rescatar a Caperucita y su Abuela, sino por las exquisitas conservas de Lobo en escabeche.

Martínez, Diego

Caperucita llevaba un hacha en la cesta. El difunto Lobo jamás lo intuyó.

Caperucita Roja en 140 caracteres. Parte VII

Varios

Lito Ecram

—LoCA PERÚ: CITA a perRO JAponés —leyó 1. —¡AH, VUELA! —gritó 2. —En mi CASA DORmía mejor —susurró 3. —LO BObo que fui —dijo 4.

Lito Ecram

Se sabe que el cazador mató al lobo; se sospecha que hizo lo mismo con la mamá de Bambi y con la paloma de la paz, entre otros.

Lito Ecram

Sordo gorro rojo con ojos trotó bobo por boscoso lodo. Lobo oloroso voló como loco: ¡Lo como todo! ¡Oh, no! Stop. Oro por vos.

Lito Ecram

CAPERUCITA ROJA – A PERU CITA ROTA – ABEDUL RITA ROBA – ABUELITA LOBA.

Lito Ecram

CAsualmente PErdida. RUmbo CIerto. TAmbién RObaba JAzmines. LOquita BOnita. FEneció ROZnando.

Lito Ecram

¿La resucita boba, coopera Lita sola, cumparsita rosa, caparoncita rota, cupé rosita raja o copa rusita rusa? ¡Caperucita Roja!

Lito Ecram

Estudios científicos comprobaron que la abuela de Caperucita Roja no fue comida por un lobo. En realidad se convirtió en uno.

Lito Ecram

Cuando Caperucita se metió en la cama con el lobo, éste le cantó: “Duérmete niña, duérmete ya, que viene el lobo y te comerá”.

Lito Ecram

El lobo llegó a la casa de la abuela de Caperucita y no pudo entrar. Entonces dijo: “Soplaré y soplaré, y tu casa derribaré”.

Lito Ecram

El verdadero final cuenta que no llegaron a poner piedras en la panza del lobo porque éste despertó y los comió a los tres.

Lito Ecram

Cuando Caperucita Roja fue enviada por su madre a la casa de su abuela no se imaginó que todo sería “una joda para Lobomatch”.

Lito Ecram

Rubia tarada con cara de nena tonta va con vestido bobo y caperuza roja. Es tan estúpida que no se aviva que el lobo la engaña.

Lito Ecram

Dramático final en el bosque. “El Lobo” ganaba cómodo, pero “El Rifle” estuvo rápido y le dio la victoria al “Bicho Colorado”.

Lito Ecram

CAprichosa PErseguía RUiseñores, CIertamente TAlentosos, ROdeando JAgüeles. Y ELlos, LOs BOludos, FErmentando ROZagantes. FIN.

Lito Ecram

¡Linda capa roja la que lleva aquella niña! –dijo Superman mientras sobrevolaba el bosque– ¡Si hasta tiene caperuza!

Lito Ecram

¡Qué ojos tan grandes tenía el cazador cuando le abrió la panza al lobo y salieron corriendo los tres cerditos!

Lito Ecram

Caperucita Roja fue al bosque, pero con su padre El Caballero Rojo, su madre Viviana Canosa y su hermano El Chapulín Colorado.

Lito Ecram

¿Caperucita una nena tonta? ¿El lobo un travestido? ¿El cazador un justiciero? ¿La abuelita y Caperucita salen con vida? Hmm…

Lito Ecram

— ¡Pero abuelita, qué pelos tan largos tienes! —Es que hace rato que no me depilo, Caperucita.

Lito Ecram

—Pero abuelita, ¡qué ojos tan raros tienes! —Es que en uno tengo cataratas y el otro es de vidrio, Caperucita.

Lito Ecram

—Pero abuelita… ¡qué dientes tan grandes tienes! —Es que me los hicieron para la miércoles por la obra social, Caperucita.

Lito Ecram

Caperucita de rojo shocking, metiéndose desnuda en la cama y siendo “comida” por un machote: ¿Literatura infantil o erótica?

Lito Ecram

¿Cuál es el colmo de Caperucita Roja? Ir al cine con Nazareno Cruz a ver “Danza con lobos”.

Lito Ecram

En marzo del 2011 se estrenará “Red Riding Hood”. Dicen que está basada en uno de los microrrelatos de Cuentos y más…

Lito Ecram

1.0 “El cuento de la abuela” – 2.0 “El pequeño Chaperón rojo” – 3.0 “Caperucita Roja” – 4.0 “Caperucita Roja en 140 caracteres”

Lito Ecram

Evolución: Relato oral – “Le petit Chaperon rouge” (1697) – “Rotkäppchen” (1812) – “Caperucita Roja en 140 caracteres” (2010).

Lito Ecram

Metamorfosis: Relato oral tradicional – Charles Perrault (1697) – Ludwig Tieck (1800) – Hnos. Grimm (1812) – Lito Ecram (2010).

Lito Ecram

Traducciones: Le petit Chaperon rouge (1697) – Little Red Riding Hood (1729) – Rotkäppchen (1790) – Caperucita Roja (1830).

Lito Ecram

…y fue Lo últimO que dijo: ¡un Boludo bárbarO siento que Fui al quErer comeRme a las dOs, maldito caZador!

Lito Ecram

¿La moraleja no debería ser sobre qué clase de padres eran los de Caperucita que se la entregaron al lobo servida en bandeja?

Lito Ecram

Un día lobo,/pero no bobo,/come abuela/y roja nena./Luego cazador,/como un gran doctor,/las ha salvado./Fin colorado.

Lito Ecram

Cuando Caperucita Roja despertó, el Lobo Feroz todavía estaba allí.

Lito Ecram

La irremediable muerte ante el lobo o el increíble rescate del cazador. Perrault o Grimm. ¿Y vos, chabón… de qué lado estás?

Lito Ecram

El cazador le abrió la panza al lobo y encontró lo que suponía: los cadáveres despedazados de Caperucita Roja y su abuela.

Lito Ecram

Érase una vez una niña de pueblo, la más bonita que se haya podido ver nunca. Su madre la quería… (¡Uy, no me va a alcanzar!)

Lito Ecram

Érase una vez una pequeña y dulce coquetuela, a la que todo el mundo quería, con sólo… necesitaría unos 4.488 caracteres más.

Lito Ecram

Se dio cuenta de que no era su abuela, extrajo una pistola y la vació sobre el lobo. Ya no es tan fácil engañar a las niñitas.

Lito Ecram

Cuando despertó, Caperucita Roja y su abuelita todavía estaban allí, en su panza.

Lito Ecram

Cuando Caperucita Roja despertó, el lobo todavía estaba allí, con su cabeza en la almohada… observándola embelesado.

Caperucita Roja en 140 caracteres. Parte VI

Varios

Lito Ecram

Fue un pobre empate sin goles en el bosque platense. En aburrida tarde el “lobo” y el “bicho colorado” no se sacaron ventaja.

Lito Ecram

De local el lobo era bravo, feroz diría; en el bosque la de rojo perdió por goleada, o sea le llenaron la canasta de goles.

Lito Ecram

La tercera vez que la sacó de adentro de un lobo, el cazador le dijo: “¡Vos no te avivás más, Caperucita!”.

Lito Ecram

Caperucita recogía flores cuando el lobo se la comió. A su abuelita la recogió el cazador, la llevó a comer y le regaló flores.

Lito Ecram

-¡Ay mi amor, qué cosa tan grande tienes! -¡Para XXX mejor! (ruidos) -¡Shhh! Es Caperucita Roja que volvió de lo de tu mamá.

Lito Ecram

¿Sabías que en el cuento de Caperucita Roja hay erotismo, travestismo, zoofilia y pedofilia? ¿O yo tendré la mente podrida?

Lito Ecram

Nunca más volvió sola al bosque y su fobia a los lobos continúo toda su vida. Pero aprendió la lección: murió soltera y virgen.

Lito Ecram

Votá qué final de Caperucita Roja te gusta más, ingresando a triple doble V punto lanuevacaperucitaroja (todo junto) punto com.

Lito Ecram

Cuando el cazador vio al lobo, no lo dudó. Nunca imaginó que dentro podrían estar, y aún con vida, Caperucita Roja y su abuela.

Lito Ecram

En su agonía, el lobo dijo: -¡Qué mal me cayó la comida! Seguro que una estaba vencida y la otra verde. ¡Y yo encima daltónico!

Lito Ecram

Caperucita Roja la llamaban a ella, porque llevaba una caperucita roja. Lobo Feroz lo llamaban a él, porque era lobo y feroz…

Lito Ecram

-¡Abuelita, pero qué trabuco tan grande tienes! -¡Para comerte mejor!-, dijo el cazador abalanzándose sobre Caperucita Roja.

Lito Ecram

La cachorrita roja iba a encontrarse con la loba más vieja de la manada. Lástima que el feroz cazador terminó matando a ambas.

Lito Ecram

El lobo come a la abuela: la traga sin masticar. El lobo come a Caperucita: le dice que se meta en la cama con él y se la come.

Lito Ecram

CAPERUCITA ROJA CAPERUCITA ROJA CAPERUCITA ROJA CAPERUCITA ROJA CAPERUCITA ROJA CAPERUCITA ROJA CAPERUCITA ROJA y llegué a 140.

Lito Ecram

¿Sabías que CAPERUCITA ROJA entra 8 veces en un “tweet” y que 8 son los caracteres de CAPERUZA, ABUELITA, PERRAULT y LOS GRIMM?

Lito Ecram

-¿Lobo está? -preguntó el inocente cazador. -Me estoy poniendo los pantalones… -respondió el exhausto lobo con voz finita.

Lito Ecram

¡Aaah! ¡Alarma! Cazaba va a la casa, salta a la cama, ataca a la panza, las saca, las salva a ambas. ¡Ja, ja, ja!

Lito Ecram

¿La KP: rusita coja? ¿La KP “Lu” cita a Rojas? ¿La K peló ropita hoja? ¿La capelu si ‘tá rota? ¡La caperucita roja!

Lito Ecram

Cuando leo que le abrió el abdomen al lobo y sacó con vida a Caperucita y su abuela pienso que más que cazador era mago.

Lito Ecram

Hoy me he dado cuenta de que con el destinatario son 127 los caracteres que quedan para el texto. No sea cosa que me quede cort

Lito Ecram

Un lobo travesti le dice a una niña que se quite la caperuza y se meta con él en la cama. ¡Y pensar que terminó en un cuentito!

Lito Ecram

El lobo se volvió feroz, la abuelita confiada, Caperucita ingenua, el cazador salvador y la historia porno en cuento infantil.

Lito Ecram

Si querés que se salve Caperucita Roja enviá un SMS al 13013 con el texto BAILA ROJA. ¡Chau, chau, chau, chau, chauuu!

Lito Ecram

Llame ya al 0-610-CAPERUZA y obtenga la auténtica caperuza roja. Y si llama ya: recibe otra caperuza de regalo ¡LLAME YA!

Lito Ecram

Al llegar a la casa de su abuelita sólo halló una nota que decía: “Aguarda que estamos suavizando la historia. Jakob & Wilhelm”

Lito Ecram

-¡Abuelita, pero qué ojos, qué orejas, qué nariz y qué dientes tan grandes tienes! -¡Bueno, che! ¿Qué viniste para criticarme?

Lito Ecram

Caperucita Colorada se tomó un remis hasta el country de su abu. La notó re-cambiada a la diva; demasiadas cirugías estéticas.

Lito ecram

El lobo feroz no se animó a entrar a la casa de la abuelita, que tenía seguridad privada, puerta blindada, alarma satelital…

Lito Ecram

De niña no se dio cuenta de que el Lobo Feroz había ocupado el lugar de su abuelita. De grande la rubia se dedicó al modelaje.

Lito Ecram

Último momento: Cazador encuentra restos de una anciana y una niña con caperuza roja dentro del abdomen de un lobo. Ampliaremos.

Lito Ecram

¿El cuento sobre la niña Caperucita Roja, su abuelita, el Lobo Feroz y el cazador en sólo 140 caracteres con espacios? Imposibl

Lito Ecram

No es cuento. K. P. “Rusita Roja” era como se la conocía a Katiusha Pavlova, la espía soviética que escribió el “cuentito”.

Lito Ecram

Si querés que el Lobo Feroz se coma a la Caperucita Roja enviá un SMS al 13013 con el texto DANZA LOBO.

Lito Ecram

Mandá CAPERUCITA al 2020 y entérate de las más osadas fantasías de la ardiente adolescente, que se viste toda de rojo para vos.

Lito Ecram

Si querés conocer la verdadera historia de Caperucita Roja llamá ya al 0-610-PERRA (¡Ojo, que PERRA es por Charles Perrault!).

Lito Ecram

Si desea enviar sus sugerencias o comentarios sobre nuestra versión del cuento Caperucita Roja hágalo ahora al 0-800-888-GRIMM.

Caperucita Roja en 140 caracteres. Parte V

Varios

Kübler Ross

Te han visto con tres cerdos y flirteando con las cabritillas. ¡Lo único que me faltaba era encontrarte en la cama con la ropa de la abuela!

Kübler Ross

Apoltronada y sola recuerda como unos hermanos daltónicos y el tiempo hicieron de su abrigo verde pura moralina.

Labriola, Gastón

Si camino a la casa de tu abuela un lobo trata de engañarte Caperucita, clama por ayuda; un leñador vendrá en tu auxilio.

Leuzzi, Daniel

Caperucita recogió las flores y un oso saltó sobre ella:

– ¡Voy a comerte!

– ¿Cómo? Tú no eres el lobo.

– ¿Nadie te dijo que hubo un cambio?

Leuzzi, Daniel

SMS: Grimm, el toro llegó antes que yo. En el próximo cuento cambiale el color a la capa. Sigo con hambre. Saludos del lobo.

Leuzzi, Daniel

– ¡Abuelita! ¡Abuelita! ¡El tratamiento de depilación definitiva no te ha dado resultado!

¡Tienes que cambiar de esteticista!

Leuzzi, Daniel

Aviso: Se busca héroe para cuento. La asociación protectora del medio ambiente prohibió la tala de árboles. Los leñadores son historia.

Lito Ecram

– Pero Lobo Feroz ¡qué ojos tan grandes tienes! Es que acabo de ver a tu abuelita acostada… ¡con el cazador!

Lito Ecram

Caperucita Roja fue al bosque con su celu con GPS y gas paralizante. El lobo no se atrevió a acercarse; era feroz, no “dolobu”.

Lito Ecram

El cazador destripó al lobo y sacó con vida a Caperucita, a su abuela, al cerdito de la casa de paja y al de la casa de madera.

Lito Ecram

Una vez había una Caperucita Feroz que se encontró con un Lobo Rojo. Y colorado, colorín se ha terminado este cuento.

Lito Ecram

Caperucita Roja a casa de su abuela va por el bosque. Lobo come a abuela, engaña y come a Caperucita. Cazador abre a lobo, las salva.

Lito Ecram

K-perucita Roja va a K-sa D su abuela, don-D lobo q’ C comió a l’abuela C A-C pasar x ésta y C la come. K-zador las salva. Fin.

Lito Ecram

Cuando entró a la casa de la abuela notó que nunca había imaginado que la viejecita podría tener… ¡una escopeta de dos caños!

Lito Ecram

Caperucita Roja ir a casa de abuelita. Lobo Feroz comer abuelita y hacerse pasar por ella. Cazador matar lobo. Tarzán ver todo.

Lito Ecram

Fin. Se ha terminado este tocuen, colorado y colorín. Con un Feroz Lobo se encontró la Roja Caperucita que una vez había.

Lito Ecram

Al llegar encontró al lobo en la cama, acurrucado a los pies de Caperucita Roja y su abuela. Sin dudarlo los mató a los tres.

Lito Ecram

Despreocupada juntaba flores. Sabía que con el olor a rancio que empezaba a tener su abuela, el lobo no se atrevería a comerla.

Lito Ecram

Caperucita Roja agachada juntando flores, bue… Pero la abuelita encamada con el cazador, eso sí que me puso los ojos grandes.

Lito Ecram

Dicen que cuando el lobo invitó a Caperucita Roja a meterse con él en la cama, ella le dijo: – ¿Qué pretende usted de mí?

Lito Ecram

Caperucita Roja y la vieja,/adentro del lobo/que era feroz, no bobo./Luego vino el cazador/y fue su salvador,/dejando moraleja.

Lito Ecram

Justo cuando estaba por comerse a Caperucita Roja apareció el cazador. —¿Y éste quién es? —dijo el lobo— ¡Ayúdame Perraaault!!!

Lito Ecram

En el bosque encontró a dos cerditos que huían de un lobo que demolía casas. Menos mal que la de mi abuela es de piedra, pensó.

Lito Ecram

Cielo azul, verde bosque, violetas, Caperucita Roja. No todo color rosa. Queda blanca. Abuela amarilla, lengua azul. Día negro.

Lito Ecram

Abía 1 Vz 1 KPrucita roja q’ C enc/tró c/1 lobo feroz, q’ a eya y a su abu C comió. Y colorín colorado esT cuento C A Trminado.

Lito Ecram

El virus Lobo Feroz infectó la computadora de la abuela de Caperucita Roja y le envió un mail a ésta: “Te espero para comer”.

Lito Ecram

Caperucita Roja salió con su MP3. Un SMS a su abu anticipó su llegada (GPS OK). Le dejó el DVD y la dejó chatear tranquila.

Lito Ecram

Caperucita Roja ya no es una niña, su abuela falleció, el bosque fue talado y está prohibido cazar desde la extinción del lobo.

Lito Ecram

Cuando el lobo invitó a Caperucita Roja a meterse con él en la cama no fue para comerla, sino para contarle un cuentito… ¿No?

Lito Ecram

Llamado a la solidaridad: Se solicita paradero de nena tonta. Vestía una caperuza roja y fue vista por última vez en el bosque.

Lito Ecram

¡Chanfle! El examen de ADN dice que soy hermano de Caperucita. Lo sospeché desde un principio… ¡No contaban con mi astucia!

Lito Ecram

Hacía tiempo que no se sacaba la vieja caperuza roja ni para ir al baño, por eso todos la conocían como “Caperusucia Rota”.

Lito Ecram

De las entrañas del lobo renacía como el ave fénix, aunque llorando, con cara de espanto y su caperuza bañada en sangre.

Lito Ecram

Había nacido por parto normal, pero pudo comprobar lo que era nacer por cesárea cuando un cazador actuó de partero con un lobo.

Lito Ecram

Desde que habían salido juntas con vida de la panza del lobo, la consideraba más su hermana que su abuela. Así era Caperucita.

Lito Ecram

Lástima, ahora que Caperucita Roja es toda una mujer fatal y luce lencería roja, al lobo ya no se lo ve más que en el zoo.

Lito Ecram

Caperucita Roja, su abuela y el cazador no contaron el cuento: el hambriento lobo se los comió a los tres.

Caperucita Roja en 140 caracteres. Parte IV

Varios

García, Guillermo

Timidez: Sin decidirse, el lobo miraba a Caperucita, dolorido e inmóvil, alejarse por el bosque para siempre.

García, Guillermo

Perplejidad: Mientras el torpe lobo la desgarraba, Caperucita no podía dejar de pensar en si su madre también había pasado por eso.

García Salido, Alberto

Discromatopsia de cuento: Caperucita, muy lista ella, tiró su capa roja en cuanto descubrió que el viejo lobo era daltónico.

Garland, Inés

Dios mío, no aguanto más esta soledad- dijo la abuela de Caperucita. Dios tiene un particular sentido del humor.

Gasser, José

– Si Caperu “cita” al Lobo, ¿quién se deja comer? ¿Abuelita es la “Madama” de una Caperucha? Entonces, el Lobo no es un “comilón”.

GirardyR

“A cada Lobo le llega su sábado”.

GirardyR

Caperucita se acercó a la cama y vio que su abuela estaba muy cambiada. Se había hecho una cirugía barata con un médico pirata.

GirardyR
– Abuelita, abuelita, ¡qué dientes más grandes tienes! -¡Ay Caperucita es que me quedé sin seguro dental!

GirardyR

Caperucita prometió a su Abuelita no dar más Follows a las personas que se encontrara en el camino.

GirardyR

Caperucita Roja había aprendido la lección: No agregar a extraños en las “No revelar datos personales”

GirardyR

Su madre le pidió llevar unos pasteles a su abuela. Caperucita con astucia decidió enviarlos por correo para evitar al lobo.

GirardyR

Su madre le pidió llevar unos pasteles a su abuela. Caperucita con astucia decidió enviarlos por correo para seguir chateando.

GirardyR

“¿A dónde vas niña?”, le preguntó el lobo con su voz ronca. “A comprar una capa nueva de alta costura”, le dijo Caperucita Vanidosa.

Gomel, Walter

Primero lo de mi abuela. Después lo del lobo. Ahora este zarpado del cazador. ¿Quién dijo que el rojo era contra la mufa?

Gomel, Walter

Mentía, siempre mentía. Y por alguna extraña razón a mí me gustaban sus mentiras. Pero esta vez fue demasiado. Lo mandé matar.

Gomel, Walter

Cuando el Lobo me dijo “No sabés a la minita que me estoy comiendo”, nunca pensé que sería tan textual. (Amigo del Lobo)

González López, Patricia

A Caperucita se le enrojecía la ropa camino al bosque, no así la cara, cada vez que se le tiraba al lobo.

González López, Patricia

Antes que llegara la nieta roja, le puso el escote en los colmillos. Asqueado le gritó: “te confundiste, este lobo no come carne vieja”.

González López, Patricia

Salió de rojo como quería su madre, en el baño de once se cambió, la abuela le hizo la gamba y con el lobo fueron al Emergente a leer poesía.

Gutierrez Bolcatto, María Virginia

Astuta, Caperucita emprendió la Odisea hacia lo de su abuela. El lobo no la esperó diez años.

Gutierrez Bolcatto, María Virginia

¡Qué manos tan grandes tienes! – dijo Caperucita y colocó sobre ellas el testamento de la Abuelita y un par de alianzas doradas.

Gutierrez Bolcatto, María Virginia

La abuela la esclaviza, el lobo que la engaña, la madre la obliga. ¿Y si Cape los manda por el camino largo a todos?

Gutierrez Bolcatto, María Virginia

Caperucita decidió tomar el camino corto. Un piquete, una marcha y una muestra de teatro callejero. Nunca llegó.

Hidalgo Diez, Paloma

El tiempo no pasa por ti, las canas y arrugas te favorecen. Lástima, contestó Caperucita, tú sigues igual de mentiroso.

HyongSoo

Al revés: Una niña está loca por llegar a su casa después de ser parida por un lobo y descubrir que su abuelita es su hermana.

Irouléguy, María

Basado en la campaña publicitaria de Telefónica “¿Y Candela?”. Entra el cazador y al ver al lobo le pregunta: “¿Y la abuela? ¿Y Caperucita?”.

Jones, Carolina

“¿Quién será esa de rojo que golpea la puerta?”, dijo la abuelita después del Alzheimer.

Jones, Carolina

“¿Mamá, nunca se te ocurrió llamar al delivery de la Nonna? ¡Le hubieras ahorrado tanta tinta a la literatura!”

Jones, Carolina

“Me cansé de ser símbolo de virilidad por tantos años. Voy a liberar mis instintos: a partir de ahora, soy travestido.”

Jones, Carolina

Y finalmente llegó el día en que Caperucita… se comió al lobo.

Jones, Carolina

¿Y si hubiera sido en la playa? A Bikini roja la hubiera atracado… ¿un guardavidas?

Jones, Carolina

“¿Por qué a mí me ponen caperuza? ¿La Bella Durmiente tiene coronita?”

Jorge, Pablo
A ver, sosiéguese niña, que usted tampoco es tan perfectita.

Jorge, Pablo

Lobo disfrazado de abuelita: Desobediente y superficial, después de todo no será una gran pérdida.

Jorge, Pablo

¿Qué? ¿Te quejas de mi hocico y no de que tú madre te llame Caperucita y te exponga a un lobo feroz por no caminar ella misma?

Jorge, Pablo

¿Caperucita, por qué no vuelves a tu casa y le dices a tú madre que cuidarte del lobo es venir ella misma a traerme la canasta?

Jorge, Pablo

-¿Me preguntas por qué tengo la nariz tan grande? ¿Por qué no te fijas en tu vestimenta, claramente chavista?

jpvmnplus

El Lobo se armo un twitter como Caperucita2 y Caperucita pensó que se encontraría con su hermana gemela.