Alumbramiento

Sarinski, Lilian

Con cada puntada en la urdimbre de la tela blanca, las contracciones en su vientre ya tenían el ritmo sostenido y regular. Cubrió su cabeza y salió. Llegó a la plaza y en ronda, parió con valentía y dolor a su hijo.