Arenga por la vida

Baldessari, Adriana

¡Vivitos y Coleando! Así los quiero ver. Nada de caprichitos. Nada de berrinches ni pataleos. ¡Ojito!. ¿Me escucharon? ¡Vi-vi-tos y Co-le-an-do!
Hasta mañana mis campeones. Así se despide cada noche al terminar su turno, la enfermera de Terapia Intensiva del Hospital de Niños.

Comité de recepción

Nasello, Patricia

Estás vos, coronel; está la enfermera, y este médico indolente que, con la entrepierna ardiendo por la enfermera se distrae, se demora, no presta debida atención. Éste va a acabar matándote. Por eso los otros, los muertos que vos mataste, ya vienen en camino, ya llegan. Ya te rodean: Vivitos y Coleando.

En boca cerrada…

Palacios, Osvaldo

Hola querido diario. Como siempre, durante la cena, mucho no pude hablar, mis padres contándose sus cosas y yo respondiendo, las mismas respuestas. – Si, papá, me fue bien en la escuela. – Si mamá, ya hice las tareas. Cuando quise hablar de mi próximo cumpleaños, papá, me dijo: Micaela, cuando los mayores hablan, los niños se callan. Al rato, mamá, hizo su comentario: Hija, recuerda, en boca cerrada… – Sí, mamá, no entran moscas, contesté. Pedí permiso, me despedí con un beso de ambos y aquí estoy compartiendo contigo lo que pensé durante mi silencio impuesto mientras cenaba. “En boca cerrada, no entran moscas, lo escucho sin cesar, hasta la maestra en la escuela, lo sentencia sin parar. Mi boca es linda, roja y grande, ¿por qué la quieren callar?…si está hecha para hablar, para decir poemas, para reír y también cantar, en boca cerrada no entran moscas, pero yo las dejaré entrar, para decir verdades, lo que me hace bien y lo que me hace mal, ya no me volverán a callar, soy una niña grande y puedo pensar, en mi, ese viejo dicho ya no existe más”. Hasta mañana querido diario, me voy a dormir, pensando que todos los niños del mundo, también podemos hablar, si nos callan, jamás podremos demostrar, que al igual que los mayores, seguimos Vivitos y Coleando.

Sorpresas

Baldessari, Adriana

La Familia Fernandes vive rodeada de personajes y Objetos Maravillosos. Cantando sobre la mesa comen El Salpicón y se disputan el Huesito Caracú con El Gato con Botas, Stan y Oliver y Popeye y Olivia.
Cuando Juan de los Caminos les cuenta las Aventuras de Pinocho y de El Imaginario con los Globolinks escuchan Graves y Agudos evocando Locos Recuerdos.
Aunque piensan que tienen Pajaritos en la Cabeza, todos los vecinos al ver a los Fernandes dar La Vuelta Manzana, los saludan frotando con ellos sus Narices agradeciendo estar Vivitos y Coleando.

Juego de Mayo: Homenaje a Midón y Caloi

A un año de la muerte del reconocido autor y director teatral argentino, Hugo Midón, invitamos a nuestros lectores a enviar un microrrelato que comience o termine con la frase “Vivitos y Coleando”, título de una de sus obras más recordadas.

Ante la sorpresiva muerte del querido dibujante e historietista Carlos Loiseau (más conocido como Caloi), sentimos la necesidad de promover también un merecido homenaje en su nombre. Como “opción B” convocamos entonces a escribir un microcuento que tenga como protagonista a Clemente, su personaje más emblemático.

Los textos deben tener un máximo de 600 letras y enviarse a: contacto@cuentosymas.com.ar

Todos los cuentos recibidos serán publicados en la sección Juegos Mayo 2012.