En línea

Baldessari, Adriana

Desconectar el teléfono por la noche es un acto egoísta, los mejores amigos y los padres no eligen la hora de su muerte.

Experiencias

Baldessari, Adriana

Vivió tantas vidas en su vida que rogaba no morir tantas muertes en su muerte.

Rezo equivocado

Baldessari, Adriana

Tenía tanto miedo de que algún día me faltaras, que todas las noches pedía: Señor, que mi Papá no se muera hasta que yo tenga un hijo. Pensaba que sólo un hijo podría llenar tu ausencia.

Éramos amigos, compañeros, discípula y maestro. Dialogábamos horas a la luz de tu espiritualidad. Siempre juntos. Con mis crayones jugaba siguiendo tu trazo genial que ilustró más de seis mil libros. Tu herencia. Mi orgullo.

Disfrutaste de tu nieta dos meses. Tu corazón estalló de amor.

La amamanté llorando junto a tu féretro. Ella te admira. Cumplió veinticuatro.

En línea

Baldessari, Adriana

Desconectar el teléfono por la noche es un acto egoísta, los mejores amigos y los padres no eligen la hora de su muerte.

Experiencias

Baldessari, Adriana

Vivió tantas vidas en su vida que rogaba no morir tantas muertes en su muerte.

Considerada

Baldessari, Adriana

De tanto decir mentiras para no lastimar a los demás terminó cubierta de heridas verdaderas.

Doble A

Baldessari, Adriana

Las agujas avanzan ajenas a la ansiedad del amante. Aguirre aguarda en el amanecer del antiguo andén de las afueras de América.

Actualiza su angustia la abstinencia. La ausencia lo alarma, lo arroja a un abismo antiguo de acosos ancestrales. Almas abiertas, aventureras, afrontaron azares hasta alcanzar auténtico, atrevido acercamiento.

Apenas arribe Aráoz, ambos atravesarán audaces la arcada de la Alameda. Aparentarán ser amorosos amigos… amanerados.