Clima Mundial

Alejandro César Alvarez

El día que ganamos el Mundial de Brasil 2014 no había un alma en la cancha. Fue un mes con temperaturas de hasta 30 grados bajo cero. Pensaron en suspenderlo, pero se jugó. La nieve cubría todo Brasil. Los equipos grandes cayeron y quedamos los más aptos. Un mundial darwiniano.
En semifinales, Rusia le ganaba a Alemania 2 a 0 a las patinadas y en lo que era un glaciar con arcos, los noruegos esquiamos 1 a 0.
Para la final, a la noche, los rusos se llenaron de vodka hasta los botines. Vino un tiro libre y le grité a Olssen, ¡Pateale que se le resbala como un bacalao!
El arquero se desplomó borracho y entró. Nos fuimos con la copa, desnudos y en barco. Porque en América, los vikingos, fuimos y seremos los primeros.

Más de la cuenta

Alejandro César Alvarez

La última vez que le sucedió esa noche quedó casi inconciente.
En la primera, sus miradas se atravesaron y el calor envolvió sus
cuerpos en un sudor casi frío. Cayó en el abismo. En la segunda,
el roce del cuero y aquel vaivén apasionado terminó desvaneciéndolo.
Por último, cientos de gargantas lo penetraron.
Con la vista borrosa, sus guantes besaron el suelo.
Un hilo pegajoso y blanco surcábale los labios.

Concurso San Valentín: Ganadores

Cerrada ya la votación entre los textos pre-seleccionados, damos a conocer los nombres de los dos ganadores del concurso, que se llevarán como premio el libro Siete Grandes Cuentos de Amor de la editorial Capital Intelectual.

Ernesto Parrilla
Escúcheme Mr. Shakespeare
Mire, le sugiero que cambie ese final mi amigo, con esta idea de matar a los dos amantes llevará la obra al olvido.

Alejandro César Alvarez
Remake
-¡Qué hacés en la escalera de mi balcón, Julieta!
– Callate Romeo, ésta es la versión posmo y feminista. Nunca entendés nada vos…

Queremos agradecer profundamente a quienes enviaron textos al certámen y a quienes con su voto nos ayudaron a elegir a los ganadores. ¡Los invitamos a todos a seguir participando de nuestras convocatorias!

Varios

Alejandro César Alvarez

Vendetta

No se saldrán con la suya ni robarán nuestro amor, Julieta. Les haremos probar de su propio veneno, incluidito al autor.

Muchacha

Muchacha ojos de papel, a dónde vas, ¡quédate quieta y déjame que escriba yo el final del cuento que este tipo nos mata!

Hechizo

Amado Romeo, tu original sistema en ventas de tours me ha seducido. Bajemos ya del balcón y huyamos de Verona. Es peligroso.

Huida

Julieta, esto es una especie de reality así que cambiemos el final, nos vamos y listo. Total en seis meses no se acuerda nadie.

Luche y Vuelve

¡JULIETA VIVE! Juventud Romeísta Regional Verona.

Sumar de a tres

Montescos 1 – Capuletos 1. Con este pálido empate ambos rivales se van al descenso. Los Ingalls legítimos campeones.

Adicción al amor

Te dije que vos eras mi heroína y que no tomaras el veneno. ¡No que te drogaras, estúpida!

Incomprendido gasto

Este Romeo está loco – pensó Julieta- ¡Está bien que las expensas subieron pero que use el ascensor!

Única dirección

Julieta, podemos escapar de Verona pero no a cualquier parte. Todos los caminos conducen a Roma.

Sociedad

Montescos & Capuletos presenta su nueva línea en elevadores. ¡Llevamos su mensaje lo más alto! Av. Shakespeare 1597 P1 Verona.

Remake

¡Qué hacés en la escalera de mi balcón, Julieta! Callate Romeo, ésta es la versión posmo y feminista.
Nunca entendés nada vos…

Verona TV

– Estoy buscando a Julieta.
– ¿Ortega o Prandi?
– ¡Capuleto, señora!
– Ah sí, la obrita del balcón. No pasó el casting.

El Balcón

Romeo, si me amas yo quiero el de la rosada. ¿Me entendés? ¡Yo no voy a ser menos que esa ignota y cualunque Madonna!

Destino

Podrán decir que el amor es veneno, pero siempre se define en su último acto.

En el acto

Serpenteado por escaleras o burlando balcones ajenos, el sabor del amor siempre es dulce. Elixir de vida, dolor a muerte.

Julieo y Rometa

Amantes que pertenecían a dos familias rivales llamadas Monletos y Caputescos.

¡Qué Bardo!

Estoy muy confundido. Romeo se me fué a pelear con los escoceses y Julieta anda saliendo con un calavera.
Shakespeare.

Tempestad

Dijo William: “El amor consuela como el resplandor del sol después de la lluvia.” ¡Julieta, abrime el balcón que me empapo!

Caos

¡Julieta, no llego ni a palos a tu casa! Creo que alguien puso el separador en la página del balcón y se quedó dormido.
Romeo

Al pié

– ¡Las plantas, Julieta! ¡Las plantas!
– Si ya regué todo el balcón, Romeo.
– ¡Las plantas de tus pies que me estás pisando los dedos!

Nada de tragedias

Discutieron al borde del balcón si era mejor Hamlet o Macbeth. Como buenos amantes concluyeron en Otelo.

La Legión

¡Nadie detendrá nuestro amor, Julieta! Ya pedí refuerzos. Hoy llegaron a Verona: Casanova, Don Juan, El Quijote y Batman.

Lontano

Alejandro César Alvarez

Bajaron del balcón y se fueron juntos al más allá.
Más allá de Verona, del autor y familias.
Adonde se amaron para siempre.

Una Pasión

Alejandro César Alvarez

¡Qué veneno, perdimos julieta!
Nos sepultaron, pero Verona no se mancha.

Shake spear

Alejandro César Alvarez

Hundí mi espada por amor
y ahora moriré envenenado de odio.
Sacudirán la quietud palabras huecas
sobre su alma.

Romeo.

1597

Alejandro César Alvarez

Soy físico y viajé en el tiempo.
Conocí en Verona una dama de nombre Julieta y me enamoré.
Adiós, beberé la historia.

Romeo.