El secreto mejor guardado de Borges

Tarabelli, Bruno

Según una anécdota de mi abuelo, quien conoció a al genial escritor argentino de muy joven, Borges supo tener un incontenible fanatismo por el fútbol que no se extinguió con el paso de los años sino, por el contrario, se volvió más y más fuerte hasta el día de su muerte.

Nunca me explicó bien el motivo por el cual el poeta ocultaba su pasión por este deporte, aunque mi abuelo creía que su timidez nunca le permitió dejar en claro ésta faceta de su personalidad, y también sospechaba que le daba todavía más vergüenza decir que era de Racing- por esa época el equipo de Avellaneda no andaba del todo bien-.