Clínica de Microficción

epherrea

Cuentosymas y Macedonia Ediciones tienen el agrado de auspiciar la Clínica de Microficción que dictará el escritor Edgardo Ariel Epherra el próximo 14 de septiembre, en la Fundación Internacional Jorge Luis Borges (Anchorena 1660, CABA).

La actividad, destinada a todos los autores y lectores interesados en este particular modo de contar historias, ocupará una jornada completa e incluirá la entrega de apuntes impresos, un libro de obsequio y diploma de participación.

La propuesta integra experiencias desarrolladas por el autor en el último Encuentro Multicultural del Caribe y en la V Jornada de Microficción de la Feria Internacional del Libro.

Se desarrollará según el siguiente programa:

10 hs: Acreditación. Entrega de apuntes y libro obsequio.
Módulo I:
-El cuento. Génesis psicológica. Oralidad.
-Sumeria, Gilgamesh y el fin de la prehistoria.

11.30: Breve pausa (café/té/mate cocido).
-Enrique Anderson Imbert: el triángulo autor-texto-lector.
-Territorio, fronteras y vecindades del cuento brevísimo.
-Don Quijote tras Dulcinea: `micros que nunca pasan’

13.00: Intervalo para salir a almorzar.

14.00: Reinicio.
Módulo II:
-Instancia y circunstancia: leer y escribir con apremio.
-Borges microficcionista: estéticas de la fragmentación.
-Raúl Brasca, la brevedad y sus mecanismos.

15.30: Breve pausa (café/té/mate cocido).
-Microficción: 20 certezas provisorias.
-Laboratorio (de la discusión teórica a la producción).
-Entrega de diplomas acreditando participación en la Clínica.

17.00: Fin de la clínica.

El espacio El Aleph, responsable del diseño de esta actividad, tiene auspicios de la Fundación Internacional Jorge Luis Borges y la Secretaría de Cultura de la Nación.

El arancel de la Clínica de Microficción es de $170 si se abona antes del 15 de agosto, y de $190 pagando desde esa fecha hasta el 10 de septiembre, plazo de cierre de anotaciones. Para estudiantes que acrediten tal condición habrá un descuento de $20 en el monto que les corresponda pagar según la fecha.

Se recomienda realizar las inscripciones con la mayor anticipación posible escribiendo a tallerelaleph@yahoo.com.ar

EL ESCRITOR EDGARDO ARIEL EPHERRA
es periodista, docente y gestor cultural. Su obra se ha publicado en varios países y mereció distinciones en numerosos certámenes.

Produjo y dirige ediciones de divulgación literaria como la Revista Sobre Vuelos (www.revistasobrevuelos.blogspot.com). Escribe sobre temas de su especialidad en varios medios, e integró jurados en certámenes de literatura nacionales e internacionales. La crítica dijo que “muestra esa alegría de escribir que se contagia como alegría de leer” (Eduardo Gudiño Kieffer).

Epherra es licenciado en Letras por la Universidad Nacional del Sur. Integra la Red Internacional de Cuenta Cuentos y el Movimiento Poetas del Mundo. Hace casi tres décadas fundó el Espacio El Aleph, auspiciado por la Fundación Jorge Luis Borges, la Secretaría de Cultura de la Nación, y el Instituto Cultural y Concejo Deliberante de Bahía Blanca, donde dirige un reconocido Programa de Talleres Literarios.

Es coordinador ejecutivo de la Asociación Prolibro (ONG, pers. Jurídica n°15.315) y delegado del Fondo Nacional de las Artes de Argentina.

Coordina eventos, talleres de escritura y de animación a la lectura. Ofrece charlas, cursos y talleres en el país y el extranjero, y un exclusivo servicio de Guía Literario Personalizado (presencial o a distancia) que asiste proyectos de escritura, corrección y publicación.

Es autor de varios libros de poesía, narrativa y ensayo. Su última antología de cuentos cortos y brevísimos, La impura verdad, tuvo reciente lanzamiento en el Encuentro Multicultural del Caribe (Cuba) con auspicios de Ediciones Macedonia. Allí el autor dictó también su Clínica de Microficción.

El mismo libro fue presentado en 2013 en la Fundación Internacional Jorge Luis Borges y en la XXXIX Feria del Libro de Buenos Aires. Además, el autor fue invitado por la Fundación El Libro a leer textos propios en la V Jornada Ferial de Microficción, evento coordinado por el escritor Raúl Brasca, uno de los principales referentes del género.

Web: www.edgardoepherra.supersitio.net
Contacto: tallerelaleph@yahoo.com.ar

Clínica de Microficción

epherrea

El sábado 6 y 13 de julio, de 9 a 12.30hs, el escritor Edgardo Ariel Epherra dictará una Clínica de Microficción en el espacio El Aleph de Bahía Blanca (Zelarrayán 357).

La experiencia propone compartir claves teóricas y ejercitar técnicas de escritura para contar historias intensas, divertidas o emocionantes con calidad literaria, en formatos corto y brevísimo.

Tendrá dinámica de aula- taller, con entrega de material teórico práctico, obsequio de un libro a cada participante y el diploma que acredita haber realizado la actividad.

Las últimas vacantes se cubren por orden de anotación en el e-mail tallerelaleph@yahoo.com.ar o personalmente, hasta el comienzo de la primera reunión, sujeto a cupo.

Clínica de Microficción

epherrea

Los sábados 6 y 13 de julio, de 9 a 12.30hs, el escritor Edgardo Ariel Epherra dictará una clínica de Microficción, en el espacio El Aleph (Drago 26, piso 1, local 2, Bahía Blanca).

Hasta el 5 de julio, los interesados mayores de 17 años podrán inscribirse a tallerelaleph@yahoo.com.ar. Los 10 primeros inscriptos recibirán un libro de obsequio.

El arancel es de $180 (autores y alumnos del Espacio El Aleph $150), e incluye apuntes teórico – prácticos y diploma.

CONTENIDOS:

El cuento. Génesis psicológica. Oralidad
Sumeria, Gilgamesh y el fin de la prehistoria
Enrique Anderson Imbert: el triángulo autor-texto-lector
Territorio, fronteras y vecindades del cuento brevísimo
Don Quijote tras Dulcinea: `micros que nunca pasan’
Instancia y circunstancia: leer y escribir con apremio
Borges microficcionista: estéticas de la fragmentación
Raúl Brasca, la brevedad y sus mecanismos
Microficción: 20 certezas provisorias
Laboratorio (de la discusión teórica a la producción)

Más información en: www.edgardoepherra.supersitio.net

Genética

Edgardo Ariel Epherra

-¡MAMI, MAMI!- chilla Rebeca, ojos grandes, media sonrisa, un colmillo atrapando la punta de la lengua como para morderse la celebración, la mano cerradita sobre el lápiz que baja en picada rumbo a la hoja en blanco.
– ¿Qué, mi amor?- dice la madre desde el baño, con un hojo en su libro y otro en el drenaje del secarropas.
– ¡Se me escribió un cuento!

De La impura verdad. Cuentos de doble filo. Macedonia Ediciones.

Microficción: 20 certezas provisorias

Epherra, Edgardo Ariel

1- Cuando un microcuento está vivo el lector no respira.

2- El cuento brevísimo restituye a la existencia su estirpe paradojal y transforma sinónimos en antónimos: es la consagración de la síntesis y la abolición del resumen.

3- Buscar el oro de la creatividad en el barro de internet supone una riesgosa exploración. Dicen que Google es el borrador de un minicuento de Dios: si caes en la tentación del plagio te condenarás a la mediocridad eterna.

4- El ahorro de palabras es la base de la fortuna del lector, si el autor invirtió bien los silencios. Aquí cada texto es música: vive de las pausas.

5- Corrige largamente tu microcuento, en lo posible antes de escribirlo. Verás que el final precede a la primera frase, y a veces ésta es aquél.

6- Angustia del microficcionista: quiere meter la eternidad en un frasquito, pero no le cierra.

7- La poda indiscriminada no garantiza microficciones, y hasta pervierte el significado de otros textos. Ejemplo: ‘EL PERFECTO MICROCUENTISTA’ con un par de hachazos se convierte en ‘EL ERECTO MIRON’, que no es lo mismo casi nunca.

8- Comenzarás a dominar el oficio cuando termines un microcuento, compruebes que lo has dicho todo y entiendas que eso es un fracaso.

9- La dimensión de un cuento brevísimo se calcula por sus entrelíneas.

10- Dependes de cada lector para completar el sentido de tu texto, y de la historia del mundo para imitar pulsiones. Sin embargo nunca estarás tan solo ni tendrás menos espacio para escribir.

11- Cierto día alumbras un texto y sientes que la vida de tu obra y la obra de tu vida se llevan bien; a una semana de distancia te espera el desengaño. Sé agradecido.

12- Según el poeta Vicente Huidobro, si un adjetivo no salva a un sustantivo, lo mata. En microficción debe secuestrarlo para obtener un jugoso rescate.

13- Habitamos una vecindad poblada de aforismos, sentencias, chistes, moralejas, microensayos, haikus, alegorías, refranes populares, proverbios cultos, versos de ocasión y un amplio mestizaje de todos ellos. Cada microcuentista elige de qué vecino se distancia, con cuál comparte alimentos y a quién mete en su intimidad con el fin de ensanchar el barrio.

14- Para cautivar al lector alcanza con tres líneas, para aburrirlo bastan dos y para confundirlo sobra con una. Toma estas posibilidades como categorías y clasifica a todos los microcuentos, desde la mariposa de Chuang Tzu pasando por el dinosaurio de Monterroso, hasta el animal que te sueñes mañana.

15- Hay que leer profundo y contar de soslayo la historia del prójimo para que se reescriba en los otros. La existencia, como toda ficción breve, es intertextual.

16- No explique, muestre; no muestre, sugiera; no sugiera, oculte; no oculte, siembre. Y sobre todo: evite conductas negativas.

17- Si has conseguido lucirte con un microcuento es que te quedó fuera de cuadro. Adentro deben estar la trama, el protagonista, el narrador; afuera el resto, y más lejos tú.

18- Todo texto resiste su destino de originalidad. Cada vez que termines de escribir una microficción ella te aguardará oculta en el principio de la siguiente, para que la repitas.

19- Todavía no fue dicha la última palabra para definir al género, ni están escritas las del final de cada obra, que emite el lector. La elocuencia del microcuento se mide por las palabras que no tiene.

20- Sin vueltas: La imaginación y la memoria del mundo se pronuncian en un destello que atraviesa a un hombre que lo sintetiza en una ocurrencia que narra en tres renglones que pronuncian en un destello la imaginación y la memoria del mundo.

Divide estas opiniones en dos decálogos. En uno deposita las que halagan tu intuición, confirman tus hábitos y estimulan tus impulsos. En el otro deposita tu confianza.

Edgardo Ariel Epherra

Edgardo Ariel Epherra es escritor, periodista y docente. Nació en Bahía Blanca, Argentina, el 10 de noviembre de 1958. Se graduó como licenciado en Letras en la Universidad Nacional del Sur. Su obra se ha publicado en España y casi todos los países de Hispanoamérica, y fue traducida al Portugués e Italiano.

Escribe poesía, novela, ensayo, cuento y microficción, además de crónicas y aguafuertes. Ganó premios literarios en narrativa, se desempeña como jurado en certámenes de ese género, y colabora con varias publicaciones sobre temas de su especialidad. Diseñó y coordina el Programa El Aleph (libros, eventos y talleres) que en 2010 fue declarado ‘de interés cultural’ por sus 25 años de trayectoria como espacio independiente dedicado a la promoción de las Letras. Dicta cursos, charlas y talleres sobre producción de textos y animación a la lectura. El recordado escritor y crítico literario Eduardo Gudiño Kieffer dijo que “este autor muestra esa alegría de escribir que se contagia al lector como alegría de leer”.