Como en el ombligo

Eduardo Vardé

Desde el día que ganamos el Mundial de Brasil 2014, Pelusa no es más que un viejo contándole antiguas victorias a sus nietos.

Viveza criolla

Eduardo Vardé

El día que ganamos el Mundial de Brasil 2014 se escuchó en los pasillos del Maracaná: El Rey ha muerto, ¡viva el Diez!

V. Sellanes (II)

Eduardo Vardé

El día que ganamos el Mundial de Brasil 2014 estuve dos horas cuarenta y cinco minutos en el banco. Por suerte atajaba Romero.

Coraje

Eduardo Vardé

Dos golpes en la canaleta y la piedrita cae cerquita del borde. El tipo da un saltito desde la tierra. Sus zapatos apenas entran en el cuadrado. Oye sonidos extraños. Luego salta al 2 y al 3. El piso se tuerce, él sigue: 4, 5, 6. Le temblequea todo, hasta el pantalón de vestir. De su cara se arrojan gotas de transpiración. 7, el suelo se levanta más. 8, 9, se le vencen las rodillas. La rayuela vertical, una boca tétrica aparece bajo el piso. Él resbala, se agarra del borde. El saco zafa y se desploma en las profundidades, abajo hay fuego y brea. Él estira la mano, sonríe pícaro… cielo.

Insomnio

Eduardo Vardé

Para conciliar el sueño contó ovejas. Como no pasaba nada, repasó el alfabeto de la A a la zzzzzzzzzzzzzzzzzz.