Golazo y tragedia

Elkan, Federico

El partido entre River y Boca se desarrollaba con total normalidad en la cancha de Atlas, aquel soleado y fervoroso 10 de octubre. Las hinchadas no paraban de alentar, los papelitos ahogaban el césped y la pelota intentaba romper el cero en el marcador, pero los players no estaban inspirados.

El reloj marcaba los 30 minutos de la complementaria, cuando Carlitos Saúl tomó la pelota en mitad de la cancha, eludió a dos rivales, encaró al Goyco y se la picó con gran sutileza.

¡Golazo!, Menem lo hizo, le dio la ventaja a su amado Boca Juniors. Francescoli, DT Xeneixe, sumergió su alegría en un llanto de admiración por el Gran Carlos.

River no encontraba el rumbo, su eterno rival lo dominaba y de las tribunas azul y oro bajaba el “ooolee”. Pero en el minuto 44, un imprevisto trágico sucedió; Menem, “el crack”, se descompensó en el campo y murió. Dicen que fue por pecho frío.