Tennessee

Federico Spoliansky

Un beso dividido en ocho versos es definitivo, no hay retroceso, es un beso escrito, marca el paso un timonel. No fue sólo un beso dividido el que no retrocedió, no retrocedió el hastío en la selva ecuatorial, tampoco una estampida de tortugas bajo el sol.

Novena edición de la Orden de la Brillante Brevedad

El 3 de julio se celebró el noveno encuentro de la Orden de la Brillante Brevedad, lectura de microficciones.

La reunión se realizó en el Centro Cultural Mordisquito de la Ciudad de Buenos Aires, y contó con la presencia de los escritores Susana Aguad, Eugenio Mandrini, Ana Paruolo y Federico Spoliansky.

Lectura de Susana Aguad

Lectura de Ana Paruolo

Lectura de Federico Spoliansky

Lectura de Eugenio Mandrini

Carrusel de microficciones

9º Encuentro de la Orden de la Brillante Brevedad

El martes 3 de julio, a las 20hs, se celebrará el noveno encuentro de la Orden de la Brillante Brevedad, lectura de microficciones.

Esta nueva edición se realizará en el Centro Cultural Mordisquito (Pasaje Enrique Santos Discépolo 1830, CABA), junto a los escritores Susana Aguad, Eugenio Mandrini, Ana Paruolo y Federico Spoliansky.

Sin título

Spoliansky, Federico

La miscelánea de pobres y abolengos hace que todo sea posible.
Londres se presenta como una cantimplora para todas las razas, el imperio liberó a los esclavos, se fertiliza la paz. Otros esclavos inmigran, se recrea lo foráneo, San Jorge y el Dragón, se lotea la identidad. Los cuerpos que sólo conocieron un ave en la frente deambulan por bocas de subte y andén.
Es el usufructo que dejó la guerra, el desconcierto de pieles curtidas bajo otro sol. Londres es tolerante, generosa, se subalquilan cuartos en edificios del municipio, se copian llaves, es ilegal.
-No es ilegal saberse tramposo -sostuvo mi tatarabuelo inglés. Y se trasladó. Cambió asma y patria por traficar opio en Shanghái.

Sin título

Spoliansky, Federico

En tierras de colonia y hugonotes, los dueños y criados salen a ventilarse en vísperas de calor, baldean los pisos con agua y jabón en pan. Tienden las sábanas en patios y baldíos, si escasean los broches usan hebillas. Bailan, patinan sobre losetas de piedra hasta la fanfarria, no es borrachera, es un trance que desconoce la hambruna: la vida en feriado, ebrios en azafrán.