Minicuentos eróticos con un toque de humor. Parte V

Moreno Sanz, David
La princesa, picarona, señaló hacia la entrepierna en gesto claro de dónde debían besarla si querían despertarla.

Moreno Sanz, David
La estudiante de arquitectura se sorprendió al ver la columna jónica que escondía el profesor entre sus piernas.

Moreno Sanz, David
POSTURAS OCULTAS
El misionero perdió la fe cuando descubrió la geometría de las matemáticas concentrada en ese número 69.

Moreno Sanz, David
PINOCHO
En la cama, las damiselas a mentir le animan cuando descubren que no es la nariz lo que le crece cada vez.

Mercado, Leo
EFECTIVIDAD
Cuando le dije que quería llegar al fondo del asunto, automáticamente se sacó la ropa y abrió las piernas.

Fernández, Carolina
BELLA DURMIENTE
Cuando el décimo príncipe culminó su faena erótica sin éxito, la Reina confesó al Rey: “Viejo, para mí que ésta se está haciendo la dormida”

Fernández, Carolina
EFECTOS
La esposa de aquel actor de filmes de terror prefiere que su marido no tome Viagra; le produce un efecto sobrecogedor.

Fernández, Carolina
MANO
Ese artista tiene un arsenal de reglas y esténciles, pero para el dibujo erótico nada le resulta mejor que la mano alzada

Zárate, Omar Julio
ULISES CANSADO
Para cuando Ulises terminaba de buscar a Penélope debajo del tejido, se le habían pasado las ganas.

Zárate, Omar Julio
MINERO
El minero regresó temprano a su hogar. Al llegar, su mina estaba siendo horadada.

Zárate, Omar Julio
DESCARTE
-Vamos por el quinto- dijo ella y me descartó indecorosamente, junto a otros tres tipos.

Zárate, Omar Julio
GLOBOLOGÍA
Hastiado de las muñecas, el payaso aprovechando sus conocimientos en globología se dedicó a la zoofilia inflable.

Ficher, Henry
AMOR A DISTANCIA
El celular vibró una, dos, tres veces. “No pares, mi amor”, dijo la niña, mientras ponía el artefacto entre sus piernas.

Romagnoli, Juan
ATRACCIÓN
Cuando la azafata ingresa a la cabina, el comandante se pone en pelotas automático.

Romagnoli, Juan
DESEO
Tras hacer el amor salvajemente, toda la noche, me dijo: “¡Sos un genio!” Y me guardó de nuevo en la lámpara.

Romagnoli, Juan
EFECTO COLATERAL
Tu gusto tiene el tamaño busto para mi justo. Bueno, es que me dejaste un poco mareado.

Romagnoli, Juan
ACTO FOLLADO
¡No es lo que vos pensás! Estuvimos toda la noche sólo riéndonos a horcajadas.

Romagnoli, Juan
DOMINGOS
Arrancamos el día al galope. Por la tarde, montamos. En la noche, a seguir cabalgando. Jornadas hípicas, les decimos.

Ugalde, Héctor
TODAS LAS POSICIONES DEL KAMASUTRA
Compran el Kamasutra; deciden probar.
De frente, de lado, acostado.
Finalmente prefieren la tradicional: el libro vertical en el librero.

Ugalde, Héctor
HOY NO…
“Hoy no mi amor. No estoy de humor”.
El esposo, triste, se quita lentamente el traje de payaso…

La prueba

Ficher, Henry

Hace un tiempo conocí a una mujer llamada Priscila, en una discoteca frente al mar. Un hombre la estaba acosando y yo defendí su honor.

Bailamos merengue y bailamos son. Sentí su cuerpo ceñido al mío, sus senos rozando mi pecho, su pubis pegado a mi pierna.

La besé contra un muro, en una calle sin farol. Frente a su puerta me dio las llaves y pidió que abriera. Pero yo, torpe de mí, no logré abrir el candado de su reja.

Me despidió con un beso en la mejilla y nunca más la volví a ver.