Noches de no recuerdo

Gatti, Juan Eduardo

Esta es la historia de una noche que caminaba con el viento de frente por las frías calles bahienses, abatatado por unas copitas de más tomadas en la pulpería del barrio, cuando de repente se me abalanzaron dos feroces canes por la espalda, me arrancaron tremendo pedazo de zapato los muy panchos.

Seguí el consejo del abuelo y agarré por el techo del cacho… Lo que sigue no se cuenta porque tremendo cabezazo me di contra el cajero de un banco, que ni siquiera me dio una alegría, no tenía ni un centavo. Llegué a casa a los ponchazos re caliente y con olor a sobaco.

Dos copas y una espera…

Gatti, Juan Eduardo

Mis labios se mojan esta noche con la frescura de aquel vino, ofrecido por los Dioses ese día que te tuve, especial momento en que Venus se apiado de nuestras almas, tan deseosas de encontrar el maridaje perfecto entre los mortales. Amada mía, vienen a mi los recuerdos de tantos momentos bellos, tus vestidos rojos haciendo juego con el tinto, tu figura celestial reflejada en la copa que en tu memoria hoy ha de brindar.