Minicuentos eróticos con un toque de humor. Parte VIII

Nava Miguélez, Yolanda
RELACIONES COMPLICADAS
Manostijeras se sentía frustrado imaginando una noche de pasión, mientras contemplaba el cuerpo de su amada.

Nava Miguélez, Yolanda
LUNAS
Caperucita le pregunta al lobo con qué luna se transformará en hombre.

Nava Miguélez, Yolanda
PROVOCACIÓN
La Cenicienta lanza una mirada al príncipe que tiñe de rojo su sangre azul.

Madrazo, Jorge Ariel
LUJURIA
Aquel hermafrodita se amaba apasionadamente.

Madrazo, Jorge Ariel
CHERCHEZ LA FEMME
Labios gruesos, palpitantes; senos que desbordan la blusa y obligan a subir la mirada hasta sus ojos o bajarla para que acaricie las manos perfectas: inventar a esa mujer exigió menos esfuerzo que el de ponerse a su altura.

Madrazo, Jorge Ariel
ASADITO
Dedos de él masajeando cuello y nuca de ella. Le ha revelado él la magnitud de su deseo: “Te quiero comer”. El reencuentro será dulce e interminable. Lo que le demore asarla en el horno a leña de su casa de campo.

Madrazo, Jorge Ariel
OJOS QUE PREÑAN
Ser un vegetal para susurrar sílabas de clorofila y mirar la mirada tuya, que mira con un mirar que sólo podría describir quien lograra mirar desde tus ojos de animal en celo.

Pateiro Costa, Julia Mirtha
FOBIA
Con sus ojos en los de él se dejó quitar la braga.
—¡Es grande y peluda! —gritó al desviar la mirada y huyó, desnuda, ante la araña.

García Alonso, Alicia
ENCAJE A DOS
La bailarina dio un salto y se alzó con las piernas abiertas. En ese instante el primer bailarín creó un paso nuevo.

Altamirano, Aldo
INSEGURIDAD
El tamaño no importa, me dijo ella. Y me puse a escribir breve.

Altamirano, Aldo
DEBATE FILOSÓFICO
Mientras que los intelectuales debatían sobre el huevo o la gallina. El responsable hacía estragos en el gallinero.

Altamirano, Aldo
OLVIDO
Me pidió, enfáticamente, que también usara mi boca para besarla.

Valls Arnau, Joaquín
CHASCO
Había comprado para la ocasión nata, miel y mermelada. Pero canceló nuestra cita en mi casa y hube de tirarlo todo: yo detesto el dulce.

Valls Arnau, Joaquín
CLÍMAX
Yo había cumplido ya los treinta y algunas noches todavía escuchaba a papá lanzar, desde la habitación de matrimonio, el grito de Tarzán.

Garrido Barrera, Laura
MUÑECA PARLANCHINA
No hubo más palabras cuando le humedeció su boca con la lengua. Las baterías se agotaron.

Garrido Barrera, Laura
TUPPER SEX
Las compraron al peso en una noche de lujuria. Tres días más tarde, les produjeron granitos made in China.

Olivera, Patricia
BUS LLENO
La reacción fue instantánea. A ella la empujaron y terminó apoyada contra él… Ambos llegaron a la cima antes que el vehículo.

Olivera, Patricia
GOLOSA
Le pasó la lengua con lentitud, con los ojos cerrados. Luego lo metió en su boca húmeda y suspiró. Los helados eran su debilidad…

Olivera, Patricia
DEVOCIÓN
Lo acariciaba con devoción, su respiración se había convertido en un ronco jadeo. Siempre se emocionaba de esa manera ante un libro nuevo.

Mazía, Ana Silvia
NOTA EN LA HELADERA
¡Qué bueno estuvo lo de anoche!
¿Repetimos?

Minicuentos eróticos con un toque de humor. Parte I

Munyau, Roberto Osvaldo
EL ABUELO QUERENDÓN
-¿Así que Ud. practica el sexo anal, abuelo?
-No doctor, anual… dije: ¡anual!

Munyau, Roberto Osvaldo
EL SEXO DESPUÉS DE LOS 70
POR EL SEXÓLOGO JAPONÉS
YANO KO ITO
Esteeeeeeeeeeee…mmmmmmmmmmmmmmm… y bue…

Munyau, Roberto Osvaldo
MARÍA Y JOSÉ
-¡María!… ¡¿Qué estás haciendo con esa paloma en la cama?!
-¡José! ¡Te juro que no es lo que vos estás pensando!

Pateiro Costa, Julia Mirtha
CENSURADO
“Nunca me había ocurrido”, se excusó el príncipe ante Cenicienta, mientras abandonaban la intimidad del cortinado del salón.

Pateiro Costa, Julia Mirtha
TAMAÑO
Cenicienta desea un gran amor y repite “bíbidi bíbidi bu” como le dijo el hada madrina. Pero el del príncipe sigue siendo estándar.

Pateiro Costa, Julia Mirtha
PÉNDULO
Que la energía potencial es nula en el punto de elevación mínima lo entiende. Pero no cómo alcanza ese estado sin rozamiento.

Puga, Fernando Andrés
SIRENA
Cuando mis labios rozaron su pubis, el olor se hizo insoportable.

Puga, Fernando Andrés
FUERTE MIRAR
Te clavé la mirada con el martillo de mi deseo. Ahí colgada, me resulta más fácil desnudarte. Tú te desangras y ni te enteras.

Puga, Fernando Andrés
ARQUERÍA
Aunque no abre la boca, Serena mete la pata. Dardo no dará en el blanco si ella no tensa la cuerda. Tendrán que afinar la puntería.

Puga, Fernando Andrés
Rrr rrr…
¡Y no arrancás! Por más que meneo la llave, no emitís más que leves ronroneos. ¿No me digas que ya llegamos a los 10000 kms?

Cabrera, Rubén Faustino
BAILE CON RELACIONES
Entre un “¡Adentro!” y un “¡Se va la segunda!”, el gaucho y la china la pasaron muy bien.

Cabrera, Rubén Faustino
TODA UNA VIDA ESTARÍA CONTIGO
¿Recuerdas la primera vez? ¡Pensar que el acabóse fue el principio de nuestra maravillosa convivencia!

Cabrera, Rubén Faustino
PARADOJA
¡Quién diría que fue ´”una pequeña muerte” lo que nos terminó uniendo para siempre!

Cabrera, Rubén Faustino
LA LUZ DE SUS OJOS
“¡Prenda!”, dijo el gaucho. “¿Qué, mi amor?”, dijo ella. “¡Prenda una vela, por favor! ¡Si sabe que me gusta con luz!”.

Cabrera, Rubén Faustino
EL PRECIO DEL AMOR
“Me gustó. ¿Y a vos?”, dijo él. “Joya”, dijo ella. Y él colocó sobre la almohada la pulsera de oro que le había comprado.

Lew, Sara
LA “L” DE LITERATURA
Se enamoró de aquel escritor bajito por el tamaño de sus ideas.

Lew, Sara
ATRACCIÓN FATAL
Todos le decían: “Cuídate de ella, es una planta carnívora”, pero él no supo resistirse a esos labios siempre abiertos.

Lew, Sara
OTRA NOCHE CON CASIMIRO
Me lavo los dientes, me pongo el pijama, me cuelgo la ropa, preparo la cama…

Lew, Sara
IMPOTENCIA
Es lo que él sintió al ver lo que a “ella” le sobraba.

Lew, Sara
ARDIENTE ENCUENTRO
El soldadito de plomo y la bailarina se fundieron en un eterno abrazo.