Ambición

Maria Cristina Guarnieri

A los tres años quería ser actriz. A los diez ya tenía un ídolo (¿o será una ídola?): Marilyn Monroe. Desde entonces mi ambición no ha hecho más que crecer; ahora, transcurridos los años, es la de llegar a emular a Sara Bernhard, y nada más. Por otra parte esto es muy difícil ya que no tengo la mínima idea de interpretación y me llamo Francisco González.