Visitante incomprendido

Mariángeles Abelli Bonardi

Para la NASA, “ruido blanco”. “Desconcierto”, para el intérprete. “Lenguaje cifrado”, según el filólogo. El marciano, desesperado: “S.O.S”.