Un beso de película

Ruettinger, Susana

¡Un beso de película es el que le voy a dar en la frente a mi nieto cuando nazca!
La futura mamá está radiante, va y viene con su panza como si nada.
¡Y con estos calores!
Pero… ¡quiere que nazca ya!
El futuro papá también está súper ansioso. Ayer, en un cumpleaños, pidió que le dejen alzar a un bebe de 20 días.
Después comentó que le había dado miedo. Claro, cuando son tan chiquitos, su aparente fragilidad nos hace sentir muy torpes.
¡Tan indefensos y a la vez tan poderosos!
Un solo amago de llanto alcanza para tener en vilo a quienes lo están cuidando: Su majestad el Bebé decía el tata Freud.
De todos los medios de comunicación disponibles hoy en día, nos llegan mensajes:
¿Y, para cuando?
Él va a llegar cuando se le ocurra, y entre todos lo vamos a comer a besos.