Minicuentos eróticos con un toque de humor. Parte XIII

Ecram, Lito
¡FIESTA!
Su entrada fue con bombos y platillos. La encaró un maraca, pero ella quería matraca y se fue con el del pito largo.

Ecram, Lito
NUMEROS ROJOS
El 93 tomó a la 21 y le besó las 28, ella le acarició los 00 y le lamió el 27. En la casa de la quiniela hubo 20.

Ecram, Lito
SEÑAS
Cuando vi que el barbudo le guinó el ojo al canoso y éste le tiró un besito, me dio prurito eso del truco en parejas.

Ecram, Lito
SONIDO TRIPLE X
Hmmm… ¡aia!… nooo… ay, ay, ay… uuuh… ay, sí… así, así… aaaah… sí, sí, sí… ahhh…

Ecram, Lito
VIRGEN
Su padre le dijo que metiera su miembro en el agujero donde ella orinaba. Pero el joven metió su pierna en el inodoro.

Flores, Miguelángel
EL ROCE
En el mismo momento que entró, yo salía; y nos rozamos levemente. Ahora entramos y salimos sin parar.

Flores, Miguelángel
BROMA REVELADORA
Le di con la manguera, pero nunca llegué a imaginar que la ropa mojada se ciñera tanto, ni que anduviera sin ropa interior. Ni todo lo demás.

Flores, Miguelángel
MALENTENDIDO
Házmelo a lo perrito, me dijo. Pero creo que no la entendí, porque se vistió molesta cuando la olisqué.

Goñi Capurro, Juan Pablo
OBJETO SEXUAL
La mujer lo mordió y abrió las piernas ofreciendo su sexo desnudo. “Ahora mostrame lo que me gusta” –dijo. El hombre sacó su billetera.

Goñi Capurro, Juan Pablo
EXIGENTE
Él giró, satisfecho. Ella protestó, “quiero más juego previo” dijo. Él compró una consola de video juegos. No volvieron a hacer el amor.

Goñi Capurro, Juan Pablo
VELADA
Velas. Sedas cayendo al piso. Cuerpos que se acoplan. Gemidos y susurros. Los amantes se duermen vestidos antes del final de la película.

Enmascarado
INTOLERANTE
La farmacéutica de derechas, devolvió todos los condones de izquierdas.

Enmascarado
INCONGRUENCIA
Su mejor amante, nació y murió virgo.

Gibbs, María Verónica
LA NINFÓMANA
Poco importaba el sabor de su boca al besarla; eran muy machos con esa mujer que retenía en su saliva la pastillita azul.

Gibbs, María Verónica
LA PRUEBA DEL HUEVO
Si al empezar a manipularlo no siente dureza, no pierda tiempo: aún está crudo.

Gibbs, María Verónica
NOCHE 69
¡Vaya sorpresa se llevó Sherezade! Cuando entró a la habitación a continuar su relato, se encontró al rey cetro en mano.

Riba, Carlos Alberto
Mi última cita con Sonia fue un fracaso; desde que descubrió que su marido la engaña, está intratable.

Cine Braille
Conocí tu boca de miel, tus pechos turgentes, tu vientre crispado, tu jardín de ardiente delicia. Y conocí la blenorragia, será de Dios.

Party Boy
NINFOGRAMA
Búsqueda desesperada, miradas encontradas, sonrisas, charlas, besos, caricias de entrepierna, sexo: decepción. Búsqueda desesperada…

Party Boy
FINAL DE RECORRIDO
Juramento. Hiciste lo que quería, sin conocerme ni desearme, tus piernas se abrieron, mi vista en tu tanga y el subte que frenaba. Congreso.

Party Boy
3:00 AM
Y un día fueron adultos, entre jadeos y manos obscenas, a punto del clímax, frenaron su lujuria desatada y atendieron al bebé que lloraba.

Party Boy
SEQUÍA
Recorro tu cuerpo con manos ardientes, saboreo tus pechos con saliva y dientes, tu íntima humedad inunda mi dedo… y me fui en seco.

Minicuentos eróticos con un toque de humor. Parte XII

Gardella, Martín
MÉNAGE À TROIS
Antes de apagar la luz del cuarto, la mujer susurra al oído del señor Jekyll: Por favor, cariño, esta noche invita a Hyde.

Gardella, Martín
AMOR CIEGO
Desde que empezaron a gustarle todas esas cosas que él le hace, sin pedir permiso, ella no pudo evitar enamorarse de aquel hombre invisible.

Gardella, Martín
6 A.M.
Terminó la fiesta, llegó el marido.

Amé, María Andrea
ENCREMADOS
Se untaron mutuamente con crema de leche para saborearse. La crema estaba vencida. Los dos acabaron en el hospital.

Soler, Federico
UNA CUESTIÓN DE ENVERGADURA
Cuando recibiste mi propósito firme entre tus piernas desnudas percibiste en tus entrañas que era una cuestión de en verga dura.

Soler, Federico
SITUACIÓN EMBARAZOSA
Cuando me dijo que el test era positivo pasó de ser una situación embarazosa a convertirse en una realidad abortiva.

Palleres, Rodrigo
EN EL CESTO
Odio cuando mi hermana termina de tener sexo. Sale de la habitación, se baña, y me deja solo y cogido en la cama.

Heredero García, Rafa
TODOS SON IGUALES
Después de hacerme el amor y de repetir cuánto me necesita, no soporto que luego me encierre en su armario, y además desinflada.

Puga, Fernando Andrés
KAMASUTRA
-¡No se puede, che! Esto es más difícil que resolver el cubo mágico.

Stringhetti, Rodolfo
PARAÍSO
Ella me prometió lujuria desenfrenada. Yo solo mordí una manzana.

Stringhetti, Rodolfo
SEXO Y CIRCO
Ella hacía piruetas, cabriolas y contorsiones con su cuerpo sobre el mío. Yo intentaba domarla sin perder el equilibrio.

Stringhetti, Rodolfo
INTERCAMBIO
Ahora te toca a vos.

Dietrich, Jorge
LA PUERTITA
El Sr. López deslizaba sus límpidos dedos en la púber pelvis de su empleada. Volcó su té cuando la Sra. López le exigió el periódico.

Dietrich, Jorge
MEMORIA
Aquella noche, mi amor, plenos de lujuria y de fogosidad has hecho que me olvide de todo, ¿te acuerdas?

Cano, Pablo
OFICIAL DE TRÁNSITO
Más fuerte… NO PARA!!!… seguí, seguí… más despacio!…ay no.. para.. para!!!… y?? SEGUI!!!!… NO POR AHI NO!!!!…

Moreno Sanz, David
TRÍO
¿Estás segura de haberle dejado claro cuál era su rol? No hace más que tirarme de la cama.

Moreno Sanz, David
Entiende querido que aunque seas microrrelatista el tamaño me importa.

Moreno Sanz, David
El marinero se bajó la cremallera con disimulo; la sirena no tardó en picar en el anzuelo.

Ferreyra, Noelia
UNA BAJA!
Lo encendió, lo aspiró… olor a rebelde. Sabanas adentro, peli de fondo, climax, ojos cerrados: ¿de placer? No, ¡de dormido!

Ferreyra, Noelia
OTRA QUE NO BAJA
Besos, tocata bruta, calentura, ¿amor? da lo mismo, pero por más que tu mano fuerce mi cabeza para abajo, no bajo.

García, Carolina
CV INCONCLUSO
– ¿Nombre?
– Diana.
– ¿Edad?
– 27 años.
– ¿Sexo?
– ¡Me encantaría!
– Contratada.
– ¿Y la experiencia?
– Ya la adquirirás, tranquila.

Minicuentos eróticos con un toque de humor. Parte XI

Berman, Jorge
BORGEANA
Se acordó de todos sus clientes, y le hizo la mejor “fellatio” a su hombre, él se murió, desde entonces la llaman “funesta, la memoriosa”.

Maripau ‏
Te colaste en mi alma y en mi cama de contrabando. Ahora compartes lugar con fantasías que quedaron obsoletas cuando llegaste.

López Rastoll, José Antonio
Comenzó a excitarse ante la visión de sus bíceps, de sus tríceps, de sus cuádriceps. La deformidad del espejo la dejó fría.

López Rastoll, José Antonio
Por tontear con la castidad, ella tuvo que buscar un cerrajero 24 horas. Como estaban de safari, el tipo se quedó el cinturón en prenda.

Ecram, Lito
STRIPTEASE
Se soltó el pelo, se quitó los zapatos, dejó caer su vestido y su ropa interior, se sacó la peluca, los dientes…

Ecram, Lito
FRASEX
—Nunca me pasó —dijo él.
—¡Está bien, y además el tamaño no importa! —agregó ella.
—¡Seguro! —dijo mirándole el busto.

Ecram, Lito
ENTREVISTA
—¿Nombre?
—Jessica.
—¿Edad?
—21.
—¿Sexo?
—Oral, vaginal y anal.
—¡¿?!

Ecram, Lito
DEBUT
Con las pelotas en la mano, el pito en la boca y las piernas temblorosas, la árbitro entraba a dirigir su primer partido.

Valls Arnau, Joaquín
FRUTAS Y VERDURAS
Me gusta comprar en la frutería de enfrente: cada vez que voy a por plátanos, o a por calabacines, el tendero me hace un guiño con el ojo.

Valls Arnau, Joaquín
POSTURAS
Le propuse tímidamente que probáramos nuevas posturas en la cama. Él, sorprendido, respondió que llevaba toda la vida durmiendo boca arriba.

Paiva, Roberto
CARÁCTER TRANSITIVO
Detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer. Y detrás de una gran mujer es donde queremos haber todos los hombres.

Paiva, Roberto
ULTIMÁTUM
La esposa del Juez intentó recomponer su matrimonio y le suplicó a su marido que de una vez por todas deje sus fallos sólo para sus sentencias.

Paiva, Roberto
MUSICAL I
Ana elige músicos como amantes, porque empiezan tocando, sostienen el ritmo y acaban armoniosamente.

Paiva, Roberto
MUSICAL II
Eva prefiere como amantes directores de orquesta, porque nadie sabe más de oberturas que ellos.

Paiva, Roberto
MUSICAL III
Helena juró no amarse más con músicos. Según ella, saben mucho de apoyatura, pero al fin y al cabo son todos toccata y fuga.

Alan Santiago
VENENO
La miró a los ojos con pasión; tan cerca los labios; comenzó a devorarle el corazón un fuego, ¡moría por un beso de ella! Literalmente.

Alan Santiago
AMOR ETERNO
Ella era inmortal. Y él reencarnaba siempre.

Alan Santiago
DEJA VU
Hoy me enamoré de ti, otra vez.

Palleres, Rodrigo
DESAMOR
La escribió con adjetivos tan dulces que pronto se enamoró. No fue correspondido. Las protagonistas y los autores no hacen buena pareja.

Palleres, Rodrigo
ORGÍA
Piernas. Torsos. Penes. Bocas. Bustos. Brazos. Pelos. Manos. Gritos. Gotas. Hombros. Lenguas. Pies. Espaldas. Dedos. Caderas. Placer.

Minicuentos eróticos con un toque de humor. Parte X

Bustamante, Analía
SEXO ANALÓGICO
Apagaron los celulares y recién ahí, libres, se cogieron sin cobertura.

Lew, Sara
ENCUENTRO FORTUITO
Él tropezó y cayó sobre su sombra. Abrazó a aquella morena ardientemente, a plena luz del mediodía.

Bilbao, Daniel
VIRGEN
Pasé a buscarla. Me dijo que era virgen. Fuimos a un hotel. En el momento del éxtasis, juntó sus manos como orando, se elevó y desapareció.

Bilbao, Daniel
EXCITACIÓN
Se quitó la blusa. Me excité como un salvaje. Desde atrás la tomé por los hombros. “No te muevas -le dije- o saldrá mal la radiografía”.

Bilbao, Daniel
YOCASTA
Cuando lo supieron, Edipo le dijo “¿Qué importa, mamá, dale, seguí. . .”.

Valls Arnau, Joaquín
FALSO PERFIL
Tras cientos de mensajes cada vez más fogosos, ella le propuso quedar. Aún deseándolo, él se negó: si se veían, ella lo descubriría todo.

Valls Arnau, Joaquín
DECEPCIÓN
Nunca antes me había citado en su casa. Me prometió una sorpresa. Allí estaban, esperándome: su marido en calzoncillos y ella en camisón.

Valls Arnau, Joaquín
A CIEGAS
Era mi primera cita a ciegas. Me presenté con una corbata roja. Al poco, vi llegar a tía Patro con una blusa también roja. Eché a correr.

Rubio Consuegra,Francisco José
SERVICIO DE HABITACIONES
Me cepillé los tres en tan solo una hora. La alfombra me costó algo más.

Biedma, Salvador

Había estudiado los secretos del amor durante años imaginando el encuentro. Por fin se hundió en ella, la mujer de sus sueños, y se ahogó.

Lilix
DESEO
Amaba sus grandes pechos, cada noche deseaba dormir con su cara dentro de ellos. Ya en el ataúd nadie entendió el porqué de su asfixia…

Lilix
OLVIDO
Sus cuerpos sudados se desparramaron en la cama, en la mesa de luz el preservativo intacto los observaba.

Valls Arnau, Joaquín
PERSPECTIVAS
-Mi vida sin ti, sería un infierno -exclamó él.
-La mía sin ti, sería un paraíso -le respondió ella.

Heredero García, Rafa
MÚSICA SOBERBIA
Un nuevo flautista llegó a Hamelin y logró, tocando su instrumento, que todas las mujeres se pusieran en fila delante de él.

Heredero García, Rafa
SUEÑO CUMPLIDO
Cuando el increíble hombre menguante alcanzó el tamaño adecuado pudo, por fin, practicar espeleología con su mujer.

Pano, Mónica
SUMISA
Iba de casa al trabajo y del trabajo a su casa. ¿Con qué otro iba a serle infiel si no era con el colectivero?

Pano, Mónica
FALLIDO
En pleno acto sexual se equivocó de nombre. Ella ni siquiera se inmutó. Esa noche, casualmente, fantaseaba que era su amante…

Pano, Mónica
RELACIONES COMPLEJAS
Él era sado y ella masoquista: eran la pareja perfecta, aunque nunca pudieron dormir juntos… Él gozaba dejándola con las ganas. A ella le excitaba la espera.

Minicuentos eróticos con un toque de humor. Parte IX

Butrón, Patricia
Él era un verdadero mago, metía la mano a su sombrero y siempre aparecía bajo mi falda…

Butrón, Patricia
El exhibicionista cambió de profesión la vez que, con el gabán abierto, chocó en aquella esquina con su madre.

Pateiro, Julia
PUNTO DE VISTA
Siempre la despedían con la misma recomendación: “Pórtate bien”. Ella, según su novio, ¡se portaba de maravilla!

Nilton, Christopher
“Vamos al nido para que te desplume”, le dice una prostituta a un ángel que pasaba.

Zarate, José Luis
La de malentendidos que cosechaba la quiromántica al rozar los dedos y decir a los clientes que veía un orgasmo en su futuro.

Zarate, José Luis
Animó lo inerte, dio vida a lo muerto. La Baronesa Frankenstein también logró que la muerte pequeña fuera mucho más grande.

Carranza, Eliseo
Salir de la lámpara; halagar al amo; cumplir el capricho de siempre; al final, quitarse vestido y peluca; desmaquillarse…

Carranza, Eliseo
Con delicada lentitud la tanga del Hada Azul fue cayendo. Pinocho, asustado, vio crecer su nariz y sin haber dicho una mentira.

Neri, Carlos Alfredo
VACACIONES
Lo mejor del sexo matrimonial en vacaciones es que uno sólo se ve obligado una vez por año a esa dedicación y esmero

Puga, Fernando Andrés
ZOOFILIA
Trepó como simio. Apuntó como halcón. Saltó como tigre. Se estampó como escuerzo al pie de la cama. Ella reía como hiena.

Leuzzi, Daniel
PRECOZ
Se había jactado de sus talentos tempraneros, sólo que el traslado a su intimidad lo hizo comprender que rapidez no es igual que eficacia.

Leuzzi, Daniel
MEMENTO
Lo hacía a cada instante porque no recordaba nada. Hubiera muerto con una sonrisa en sus labios si su memoria no hubiese sido tan mala.

Ecram, Lito
—¡Ay mi amor, qué XXX tan grande tienes! —¡Para XXX mejor! (ruidos) —¡Shhh! Es Caperucita Roja que volvió de lo de tu mamá.

Ecram, Lito
¿Sabías que en el cuento de Caperucita Roja hay erotismo, travestismo, zoofilia y pedofilia? ¿O yo tendré la mente podrida?

Ecram, Lito
CINE XXX
En mis DREAMWORKS, ella me TOUCHSTONE la PIXAR, se me PARAMOUNT y se la METRO-GOLDWYN-MAYER hasta la 20TH CENTURY FOX.

Ecram, Lito
PEDIDO CONYUGAL
—¡Partíme al medio, mi amor! —gimió Paula.
Y el mago Emanuel serruchó a su esposa y asistente.

Ecram, Lito
MOVIMIENTO
La ponía y la sacaba. Lubricaba. Entraba y salía. Sudaba. La sacudía. Al final acabó… cambiando la vieja puerta.

Centurión, Sandro
LOS CUENTITOS DE SCHEHEREZADE
_ ¿Qué desea mi señor?
_ Cuéntame una historia, dulce Scheherezade.
_ ¿Otra vez? pero mi señor no desea mejor verme danzar desnuda.
_ No. Anda mujer. Dame el gusto y cuéntame uno de tus cuentitos. Ése donde conoces a un genio moreno, enorme y musculoso.
“Rinocerontes bajo la mesa” Sandro Centurión. MCyE Formosa. 2011.

Sarinski, Lilian
AMÉRICA
Ahí, sí… ¡ahí! Al fin lo descubriste.
¡CLITORIS! gritó Colón. Y se le hizo agua la boca.

Minicuentos eróticos con un toque de humor. Parte VIII

Nava Miguélez, Yolanda
RELACIONES COMPLICADAS
Manostijeras se sentía frustrado imaginando una noche de pasión, mientras contemplaba el cuerpo de su amada.

Nava Miguélez, Yolanda
LUNAS
Caperucita le pregunta al lobo con qué luna se transformará en hombre.

Nava Miguélez, Yolanda
PROVOCACIÓN
La Cenicienta lanza una mirada al príncipe que tiñe de rojo su sangre azul.

Madrazo, Jorge Ariel
LUJURIA
Aquel hermafrodita se amaba apasionadamente.

Madrazo, Jorge Ariel
CHERCHEZ LA FEMME
Labios gruesos, palpitantes; senos que desbordan la blusa y obligan a subir la mirada hasta sus ojos o bajarla para que acaricie las manos perfectas: inventar a esa mujer exigió menos esfuerzo que el de ponerse a su altura.

Madrazo, Jorge Ariel
ASADITO
Dedos de él masajeando cuello y nuca de ella. Le ha revelado él la magnitud de su deseo: “Te quiero comer”. El reencuentro será dulce e interminable. Lo que le demore asarla en el horno a leña de su casa de campo.

Madrazo, Jorge Ariel
OJOS QUE PREÑAN
Ser un vegetal para susurrar sílabas de clorofila y mirar la mirada tuya, que mira con un mirar que sólo podría describir quien lograra mirar desde tus ojos de animal en celo.

Pateiro Costa, Julia Mirtha
FOBIA
Con sus ojos en los de él se dejó quitar la braga.
—¡Es grande y peluda! —gritó al desviar la mirada y huyó, desnuda, ante la araña.

García Alonso, Alicia
ENCAJE A DOS
La bailarina dio un salto y se alzó con las piernas abiertas. En ese instante el primer bailarín creó un paso nuevo.

Altamirano, Aldo
INSEGURIDAD
El tamaño no importa, me dijo ella. Y me puse a escribir breve.

Altamirano, Aldo
DEBATE FILOSÓFICO
Mientras que los intelectuales debatían sobre el huevo o la gallina. El responsable hacía estragos en el gallinero.

Altamirano, Aldo
OLVIDO
Me pidió, enfáticamente, que también usara mi boca para besarla.

Valls Arnau, Joaquín
CHASCO
Había comprado para la ocasión nata, miel y mermelada. Pero canceló nuestra cita en mi casa y hube de tirarlo todo: yo detesto el dulce.

Valls Arnau, Joaquín
CLÍMAX
Yo había cumplido ya los treinta y algunas noches todavía escuchaba a papá lanzar, desde la habitación de matrimonio, el grito de Tarzán.

Garrido Barrera, Laura
MUÑECA PARLANCHINA
No hubo más palabras cuando le humedeció su boca con la lengua. Las baterías se agotaron.

Garrido Barrera, Laura
TUPPER SEX
Las compraron al peso en una noche de lujuria. Tres días más tarde, les produjeron granitos made in China.

Olivera, Patricia
BUS LLENO
La reacción fue instantánea. A ella la empujaron y terminó apoyada contra él… Ambos llegaron a la cima antes que el vehículo.

Olivera, Patricia
GOLOSA
Le pasó la lengua con lentitud, con los ojos cerrados. Luego lo metió en su boca húmeda y suspiró. Los helados eran su debilidad…

Olivera, Patricia
DEVOCIÓN
Lo acariciaba con devoción, su respiración se había convertido en un ronco jadeo. Siempre se emocionaba de esa manera ante un libro nuevo.

Mazía, Ana Silvia
NOTA EN LA HELADERA
¡Qué bueno estuvo lo de anoche!
¿Repetimos?

Minicuentos eróticos con un toque de humor. Parte VII

Bovio Dussin, Teresita
SOLTERONA
La tía Asunta aprendió a tocar el saxo, nunca tuvo la oportunidad de practicar el sexo.

Bovio Dussin, Teresita
TENTACIÓN
La fea comió miles de manzanas buscando a la víbora tentadora, nunca la halló.

Bovio Dussin, Teresita
CURIOSA
La curiosidad mató al gato y embarazó a la mujer.

Lilix
OBRA DE ARTE
El pene fue pincel, el cuerpo de mujer tela virgen, cuando el pintor acabó la bautizo “Orgasmo seminal”.

Chisleanschi, Beatriz
DE RECHUPETE
Lo olió, lo lamió, lo saboreó y se lo tragó. La caníbal durmió satisfecha.

Pereyra, Marina
AMOR A PRIMERA VISTA
Fue amor a primera vista y desilusión a la segunda: debajo de esa falda roja, no era Laura la que se ocultaba, sino Ramón.

Puga, Fernando Andrés
FIESTA INFANTIL
—¡Dale cuerda a mi ronroneo! ¡Hacéme girar como un trompo! ¡Remontáme en tu barrilete!
—¡Ya va! Esperá que termino de inflar la piñata.

Garrido Barrera, Laura
ANIVERSARIO DE BODA
Cuando lamía circundando su aureola y ella se estremecía entre sus brazos, el móvil le recordó que tenía cena a las ocho.

Garrido Barrera, Laura
EL PADRE DEL NOVIO
Enredando su pie en la pernera de su pantalón descubrió algo duro. Al mirarle y ver su indiferencia, comprobó su error.

Minicuentos eróticos con un toque de humor. Parte VI

González Dorta, Virginia
Se levantó sin bragas, no pudo saber si alguien se las había quitado o había sido ella misma.

Lew, Sara
CHAPARRÓN
Llegaron empapados. Mientras secaban sus ropas en la estufa, sus cuerpos desnudos jugaban a calentarse. Y olvidaron otra vez el paraguas.

Lew, Sara
LA BECARIA
Con impasible cordura eludía sus encantos. Sin embargo, mientras desordenaba papeles ya apilados, sus pensamientos hurgaban bajo su falda.

Lew, Sara
DESENCUENTRO
“Aquí contigo” es lo que su marido, anhelante, le decía. “Allá y con otro” es lo que ella, resignada, se callaba.

Bollini, Ernesto Daniel
FOGOSOS
– ¡Jamás vi una mujer tan ardiente!… Calma… Te cogeré en cuanto pueda-, le dijo aquel bombero español a la muchacha atrapada en el incendio.

Parrilla, Ernesto
AMBIGUO
Había algo en ella que me seducía, aunque por entonces no me decidía si eran sus tetas o sus bigotes.

Parrilla, Ernesto
CONDENADO
Algunas cruces vienen desde la cuna, como el caso de los Gatiesa al bautizar a su primogénito con el nombre de Elber.

Parrilla, Ernesto
BOCHADO
Se llevó a marzo Educación Sexual. Según la profesora el oral fue bastante bueno, pero la práctica no le alcanzó.

Parrilla, Ernesto
AGUANTE
– ¿Aguantás toda la noche?
– ¡Claro rubia!
– Entonces aguántame que tengo sueño.

Parrilla, Ernesto Antonio
XXX
Siempre había querido ver con su mujer algo chancho antes de hacer el amor, pero ella no tuvo mejor idea que alquilar Babe.

Parrilla, Ernesto Antonio
METEJÓN
Coincidieron en el ascensor, se enamoraron en el trayecto e hicieron el amor en la terraza. Fueron padres bajando por las escaleras.

Parrilla, Ernesto Antonio
ADVERTIDOS
Era ninfómana. Ninguna enfermera en el geriátrico se lo creyó. Y tras su primera noche, velaron a seis ancianos.

Hurtado González, Luisa
EN EL ASILO
Todos le llamaban príncipe azul, ellas y ellos, nadie como él para sacar rentabilidad a esas benditas pastillas.

Hurtado González, Luisa
CASIMIRO
“El tamaño no importa”, se repitió una vez más, mientras extendía la mirada por las grandes tetas de la mujer que tenía delante.

Hurtado González, Luisa
OPTIMISTA
El microrrelatista creía que nadie mejor que él para sacarle partido a aquel colgajo de más bien escaso tamaño.

Puga, Fernando Andrés
ORTOGRAFÍA
Suspendido entre los paréntesis de tu cadera, acentúo tu signo de admiración. Acaso tu boca coma mi crema mientras arribamos al punto final.

Cairo, Miriam
FRAGMENTO AMOROSO DE UNA MUJER CASADA I
La sexualidad de una mujer casada, es tan lúdica, elíptica y marginal como la poesía.

Cairo, Miriam
FRAGMENTO AMOROSO DE UNA MUJER CASADA II
La mujer casada es altamente remediativa, altamente girondeana: le importa un pito.

Cairo, Miriam
SEXO DE UNA MUJER CASADA
Pequeña empresa criminal de no hacerse rica de golpe, sino de a poco, y en silencio, mientras el esposo duerme.

Cairo, Miriam
OÍDOS SALACES
Él coloca los labios en esos labios y la onomatopeya del otro corazón es todo el argumento.

Cairo, Miriam
CRIATURAS DE LAS TORMENTAS
La mujer sucia: “El hombre es polvo, del polvo viene y con el polvo se va.”

Cairo, Miriam
SIGILO
Una curiosidad mal sana me lleva a espiarme por el ojo de la cerradura.

Cairo, Miriam
IMPROMOTUS
El sexo se traduce como una tarea de latín hecha por un pésimo alumno de gramática: asociación libre.

Minicuentos eróticos con un toque de humor. Parte V

Moreno Sanz, David
La princesa, picarona, señaló hacia la entrepierna en gesto claro de dónde debían besarla si querían despertarla.

Moreno Sanz, David
La estudiante de arquitectura se sorprendió al ver la columna jónica que escondía el profesor entre sus piernas.

Moreno Sanz, David
POSTURAS OCULTAS
El misionero perdió la fe cuando descubrió la geometría de las matemáticas concentrada en ese número 69.

Moreno Sanz, David
PINOCHO
En la cama, las damiselas a mentir le animan cuando descubren que no es la nariz lo que le crece cada vez.

Mercado, Leo
EFECTIVIDAD
Cuando le dije que quería llegar al fondo del asunto, automáticamente se sacó la ropa y abrió las piernas.

Fernández, Carolina
BELLA DURMIENTE
Cuando el décimo príncipe culminó su faena erótica sin éxito, la Reina confesó al Rey: “Viejo, para mí que ésta se está haciendo la dormida”

Fernández, Carolina
EFECTOS
La esposa de aquel actor de filmes de terror prefiere que su marido no tome Viagra; le produce un efecto sobrecogedor.

Fernández, Carolina
MANO
Ese artista tiene un arsenal de reglas y esténciles, pero para el dibujo erótico nada le resulta mejor que la mano alzada

Zárate, Omar Julio
ULISES CANSADO
Para cuando Ulises terminaba de buscar a Penélope debajo del tejido, se le habían pasado las ganas.

Zárate, Omar Julio
MINERO
El minero regresó temprano a su hogar. Al llegar, su mina estaba siendo horadada.

Zárate, Omar Julio
DESCARTE
-Vamos por el quinto- dijo ella y me descartó indecorosamente, junto a otros tres tipos.

Zárate, Omar Julio
GLOBOLOGÍA
Hastiado de las muñecas, el payaso aprovechando sus conocimientos en globología se dedicó a la zoofilia inflable.

Ficher, Henry
AMOR A DISTANCIA
El celular vibró una, dos, tres veces. “No pares, mi amor”, dijo la niña, mientras ponía el artefacto entre sus piernas.

Romagnoli, Juan
ATRACCIÓN
Cuando la azafata ingresa a la cabina, el comandante se pone en pelotas automático.

Romagnoli, Juan
DESEO
Tras hacer el amor salvajemente, toda la noche, me dijo: “¡Sos un genio!” Y me guardó de nuevo en la lámpara.

Romagnoli, Juan
EFECTO COLATERAL
Tu gusto tiene el tamaño busto para mi justo. Bueno, es que me dejaste un poco mareado.

Romagnoli, Juan
ACTO FOLLADO
¡No es lo que vos pensás! Estuvimos toda la noche sólo riéndonos a horcajadas.

Romagnoli, Juan
DOMINGOS
Arrancamos el día al galope. Por la tarde, montamos. En la noche, a seguir cabalgando. Jornadas hípicas, les decimos.

Ugalde, Héctor
TODAS LAS POSICIONES DEL KAMASUTRA
Compran el Kamasutra; deciden probar.
De frente, de lado, acostado.
Finalmente prefieren la tradicional: el libro vertical en el librero.

Ugalde, Héctor
HOY NO…
“Hoy no mi amor. No estoy de humor”.
El esposo, triste, se quita lentamente el traje de payaso…

Minicuentos eróticos con un toque de humor. Parte IV

Carranza, Eliseo
Si el leñador mató al lobo, fue guiado, más bien, por los celos: le estaba poniendo el cuerno con esa niña de la caperuza roja.

Carranza, Eliseo
No importa cómo se lo hace, ni qué posiciones practique con ella. Como alpinista, siempre logra la cumbre.

Carranza, Eliseo
—Te lo juro: soy un Príncipe Azul encantado —. La linda princesa lo llevó a su cama. Dos horas después, ella quedó encantada.

Carranza, Eliseo
Nunca lo hubiera imaginado: él, tan decente, ir al bosque, toparse con la bella dormida y, sin dominar sus impulsos, ¡besarla!

Carranza, Eliseo
—¡Ups! —le dijo el excitado Príncipe a la sorprendida Princesa recién despertada —¿Le puedo explicar por qué mi mano está ahí?

Carranza, Eliseo
Cuando era muñeco de madera, bastaba con mentir; siendo de carne, y ya muchos años después, ni con viagra logra lo que antes…

Carranza, Eliseo
En el laberinto Teseo y el Minotauro pelean cuerpo a cuerpo. Pronto reconocen sus íntimos gustos. Afuera Ariadna se impacienta.

Carranza, Eliseo
Hace lo que le gusta: llevar comida a la abuela, platicar con animalitos, fingir no reconocerlos cuando usan ropa de viejita…

Zárate, José Luis
Con qué cuidado se depilaba la sirenita para su príncipe que no entendía porque había tantas escamas por la recámara.

Zárate, José Luis
Nada mejor que tener una sirena en la seda mar de las sábanas.

Zárate, José Luis
Los náufragos en el mar de las sirenas gritan, desesperados, desde las aguas, para que no los rescatemos.

Zárate, José Luis
Penélope odia que, en sueños, Odiseo tarareé esas canciones tontas de las sirenas.

Zárate, José Luis
Después de una noche de pasión con la sirenita por alguna causa todos sus amantes parecen náufragos.

Zárate, José Luis
No le duraban nada las muñecas inflables a Drácula.

Zárate, José Luis
Pocos saben sobre la vida sexual del mar, el papel que tienen mareas y olas, las caricias a continentes y que es la espuma.

Zárate, José Luis
Para estremecerse el príncipe propuso sedas, lazos y artefactos. Feliz la sirenita añadió corales, ánguilas, un tiburón de 300 kgs.

Zárate, José Luis
SOBRE LA ORIGINALIDAD
Ese autor no hacía el amor porque alguien ya lo había hecho.

Zárate, Omar Julio
¿QUIÉN LA ENTIENDE?
En el taller literario la coordinadora dijo: -Hay que evitar los “lugares comunes”- pero, me dio un soberano cachetazo cuando quise hacerle el amor en el escritorio.

Hidalgo, Paloma
TAXISTA
Anduve derrapando entre sus curvas perfectas, creo que eso justifica que el marido me utilice de blanco de sus balas, aunque mi piel sea negra.

Hidalgo, Paloma
MADRILEÑA
Mirada felina y cuerpo inquietante, la gata sólo consume peces, cuanto más gordos mejor, cada noche en el Club de carretera dónde trabaja.

Hidalgo, Paloma
COMO CON LA CERVEZA
Le gustaban rubias pero cuando probó una negra todo cambió. Por si acaso, pronto probará un buen tinto.