Lectures d’ailleurs

LECTURES DAILLEURS-CARGO

El blog Lectures d’ailleurs, se ha embarcado en el proyecto de traducir al francés cuentos y microrrelatos escritos en español.

Nacida el 4 de noviembre de 2012, esta colección de antologías virtuales cuenta actualmente con 160 autores originarios de diecisiete países diferentes, (Argentina ; Bolivia ; Chile ; Colombia ; Costa Rica ; Cuba ; El Salvador ; España ; Guatemala ; México, Nicaragua ; Panamá ; Perú ; República Dominicana ; Uruguay ; Venezuela), con un total de 306 textos.

Aquí se pueden descargar de forma gratuita:

Lectures du Pérou

Lectures du Chili

Lectures d’Argentine

Lectures du Mexique

Lectures de Colombie

République Dominicaine

Lectures de Cuba

Lectures d’Espagne

Antología Sea breve por favor

carrusel-

Microcuentos leídos en el IV Encuentro Nacional de Minificción “Sea breve, por favor”, en Santiago de Chile, los días 13, 14 y15 de mayo de 2013.

Organizado por la corporación Letras de Chile, y auspiciado por la Universidad Católica Silva Henríquez (UCSH) y el Centro Cultural de España (CCE), el encuentro convocó a importantes escritores, hoy reunidos en esta publicación virtual.

Bajar aquí el PDF completo: Sea breve por favor

Brevísima relación del microcuento escrito en Chile

salinas

Compartimos la Brevísima relación del microcuento escrito en Chile I, del profesor Sebastián Salinas, Magíster en Literatura Chilena e Hispanoamericana, por la Universidad de Playa Ancha, Valparaíso, Chile.

Este trabajo fue leído en la Mesa de Ponencias “Visiones acerca del microrrelato chileno”, en el marco del IV Encuentro Nacional de Minificción “Sea breve, por favor” IV. En Mayo de 2013.

Documento completo: Brevísima relación del microcuento escrito en Chile I

Consejos útiles, prácticos y divertidos: Los expertos recomiendan

Última parte de la encuesta. ¿Todavía no te lanzaste a la aventura de escribir bien cortito? Con la intención de motivar la producción de microrrelatos les pedimos a los “grandes” de la microficción que brindaran algunas sugerencias… Estos son los “tips” a tener en cuenta:

1- Lea, lea y lea, todo lo que caiga en sus manos y microrrelato en particular. Lea para disfrutar, para aprender y para saber qué es lo que ya está escrito y ya no merece ser tratado, al menos del mismo modo. (Jesús Esnaola Moraza)

2- Recurra a la atención flotante para toparse con las microficciones incrustadas en la realidad. (Sandra Bianchi)

3- Confíe en la repentina visita de una historia que pueda escribirse con pocas palabras. (Orlando Van Bredam)

4- Escriba con el mismo esmero, concentración y dedicación con el que escribiría una novela larga. (Alejandro Bentivoglio)

5- A la hora de escribir una minificción, escape de las definiciones, de contar el número de palabras, de buscar la apetecida brevedad. La idea hallará sola su distancia. Y si ésta le lleva al cuento corto, ¿cuál es el problema? (Gabriel Bevilaqua)

6- Privilegie la concisión: la densidad de significado debe estar por sobre la brevedad. (Diego Muñoz Valenzuela)

7- Todo está por una razón, nada puede estar solo por “estilo”, “ornato” o “porque me salió así”. (Pía Barros)

8- “El adjetivo, cuando no da vida, mata”. No lo digo yo, lo dijo el poeta Vicente Huidobro. (Lilian Elphick)

9- Lo que no se dice en la microficción siempre es más importante de lo que se dice. (Marcial Fernández)

10- Como en las artes marciales en las que se aprovecha la fuerza del adversario, utilice los conocimientos del lector, que sabe más de lo que cree. (Ana María Shua)

11- Cuide la calidad de sus palabras, la arquitectura y la música de su microficción. Mucho más que la novela y el cuento, y casi tanto como el poema, la microficción alcanza su potencia por medio de la forma. (Raúl Brasca)

12- Un microrrelato es un cuento, es decir, necesita tensión narrativa. Contar cosas. Aquí no valen pensamientos ingeniosos, aforismos o estampas poéticas. Narrar por encima de todo. Y hacerlo en la menor extensión posible. (David Roas)

13- Escriba una sola historia que puede ser original o con referente intertextual de otra historia. (Lilian Elphick)

14- El título tiene que ampliar el significado del texto. Debe complementarlo, sumar en cambio de reiterar lo que ya está dicho. (Roberto Perinelli)

15- El comienzo de un microrrelato debe producir el efecto de que se está pisando una cáscara de banana en una pendiente. Después del inevitable porrazo, el lector no volverá a distraerse. (Diego Kochmann)

16- Tenga presente que nada hay tan previsible como un final imprevisible. (Fabián Vique)

17- No olvide que lo que escribe es, ante todo, literatura. No lo sacrifique en beneficio de lo que (piensa) es el humor. (Mario Goloboff)

18- Invite a la reflexión. Cuando más tiempo quede nuestra historia en la mente del lector, mejor. Por lo general los textos cortos corren con la desventaja de mimetizar la rápida lectura con el rápido olvido y debemos luchar contra eso. (Miguel Ángel Dorelo)

19- Relea, corrija, pula. Relea, corrija, pula. Relea, corrija, pula. Después, deje reposar unos meses y repita el mismo proceso. Para lograr esto, tenga siempre a mano diccionarios comunes y de sinónimos y antónimos. (Leonardo Dolengiewich)

20- Juegue, diviértase, goce. Eso se contagia al lector. (Giselle Aronson)

¡Hay equipo!: Los más votados para integrar la selección

Segunda entrega de la encuesta. Con el objetivo de promover el género breve les pedimos a los mismos escritores que eligieran a 11 autores para armar un seleccionado mundial de microficcionistas. A continuación el “Top eleven”, junto a una brevísima muestra de sus brillantes creaciones:

Ana María Shua
(argentina)
“¡Huyamos! Los cazadores de letras est-n aq–”

Luisa Valenzuela (argentina)
Desaparecido: “Se fue sin decir adiós y nunca más lo vimos. Se fue sin cerrar la puerta. La cerraron los otros de la primera patada”.

Raúl Brasca (argentino)
Cadáver: “Me senté en el umbral de mi puerta a esperar que pasara el cadáver de mi enemigo. Pasó y me dijo “hasta mañana”. Con tal de no dejarme en paz, sigue penando entre los vivos”.

Augusto Monterroso (mexicano)
El dinosaurio: “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”.

Juan José Arreola (mexicano)
Cuento de horror: “La mujer que amé se ha convertido en fantasma. Yo soy el lugar de sus apariciones”.

Jorge Luis Borges (argentino)
El adivino: “En Sumatra, alguien quiere doctorarse de adivino. El brujo examinador le pregunta si será reprobado o si pasará. El candidato responde que será reprobado…”

Julio Cortázar (argentino)
Amor: “Y después de hacer todo lo que hacen, se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se visten, y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son”.

Marco Denevi (argentino)
Helena y Melenao: “Helena jamás volverá junto a Menelao. Un marido que para vengar su honor complica a tanta gente y a tantos dioses demuestra que tiene más amor propio que amor”.

David Lagmanovich (argentino)
Mensaje a la madre: “No quiero verte como eres, sino como te veía cuando lo eras todo para mí”.

Orlando Romano (argentino)
Guerra total: “Mutilaban a las mujeres más hermosas de sus enemigos para que no les aventajasen en el arte de la poesía”.

Juan Romagnoli (argentino)
“Tras la operación facial, vuelve a preguntar quién es la más bella. El espejo no responde desde que dejó de creer en los cuentos de hadas”.

Definiciones al pie: la microficción según sus autores

Entusiasmados con encontrar nuevas vías de difusión para el microrrelato, enviamos hace poco una pequeña encuesta a varios de los escritores más representativos del género. Les pedimos que definieran la microficción en una frase, que eligieran a 11 autores para armar un seleccionado mundial de microficcionistas y que enunciaran tres puntos que no deberían faltar jamás en un decálogo referido al tema.

En total respondieron 55 escritores de distintos países y nos enorgullece contar entre los participantes con destacadas plumas de la literatura, como los argentinos Ana María Shua y Raúl Brasca, los chilenos Diego Muñoz Valenzuela y Lilian Elphick, los mexicanos Lauro Zavala y Marcial Fernández, el español David Roas y la venezolana Violeta Rojo. He aquí la primera parte:

¿Cómo definiría la microficción?

“Texto narrativo que no excede las veinticinco líneas”. (Ana María Shua)

“El microrrelato es un texto narrativo en prosa, de una cuartilla como máximo, que pretende contar una historia, o más de una, a través de la focalización de una sola de sus partes”. (Jesús Esnaola)

“Artefacto literario mínimo, desgenerado, proteico, intertextual, que necesita la activa participación del lector y es muy difícil de definir”. (Violeta Rojo)

“El máximo de significado, con el mínimo de significantes… y mucha inteligencia”. (Pía Barros).

“Es un relato relámpago donde la intencionalidad desborda el texto y es más lo que sugiere que lo que dice”. (Orlando Van Bredam)

“Es una inmensidad hecha de ausencia”. (Orlando Romano)

“Se parece a un iceberg: sólo se ve la décima parte, lo más importante no se muestra al primer intento”. (Laura Nicastro)

“Es una pieza narrativa mínima, de alto potencial estético y plena en significados subterráneos. Importa más la concisión que la brevedad”. (Diego Muñoz Valenzuela)

“Minificción (no microficción): Género híbrido con elementos extraliterarios, intertextual, irónico, autónomo, serial, lúdico y alegórico”. (Lauro Zavala)

“La microficción es el arte de narrar una historia aprovechando la buena voluntad del lector, que debe completarla usando su imaginación”. (Sergio Gaut vel Hartman)

“Pieza en prosa compuesta de pocas palabras y elocuente silencio concebida para ser completada por el lector y disparar en él una o varias posibilidades de sentido”. (Raúl Brasca)

“Una minificción es aquella que arranca cuando concluye su lectura”. (Gabriel Bevilaqua)